Estética

¿Es eficaz la cosmética oral?

Agustín Viera Ramírez
Dermatólogo
1194
Míercoles 3 de Febrero del 2016

La respuesta directa sería que sí, pero no toda y que se precisa, actualmente conocer cuánto de los que si son útiles. En este caso, como en casi todos los relacionados con la piel y el pelo, es el dermatólogo como máximo conocedor de la piel quien le debería prescribir, tras realizar un diagnóstico adecuado si usted se beneficia de alguno.

¿Qué le pedimos los dermatólogos a la cosmética oral?

Estudios clínicos en humanos con el producto final porque son la prueba definitiva de eficacia. En nutricosmética son especialmente importantes porque la acción de un principio activo que se administra por vía oral no tiene por qué ser la misma cuando se estudia en laboratorio o se administra a un paciente.

  • Influye la biodisponibilidad, las dosis, los tiempos de administración, las sinergias entre distintos principios, etc. Por ello es importante el desarrollo de estudios clínicos con el producto final controlados, con grupos randomizados, evaluación a doble ciego y comparado frente a placebo.
     
  • Las sustancias naturales que contienen los nutricosméticos: micronutrientes, probióticos o extractos de plantas, actúan sobre la piel y el cabello mejorando su salud. Entendemos salud cutánea como el estado óptimo de bienestar y de “bien-funcionar” de la piel, más allá que la ausencia de enfermedad o dolencia cutánea.

La piel tiene importantes funciones: barrera, defensa activa, protección radiaciones ultravioletas, activación vitamina D, anti-radicales libres, sensitiva, estética… Entre ellas, es de especial importancia la función inmunológica, de defensa activa frente a las agresiones.

La piel y el cabello son órganos vascularizados y multicelulares. Reciben su nutrición desde la vascularización, muy rica en la dermis (segunda capa cutánea responsable del soporte cutáneo) y en el bulbo o raíz del pelo. Sabemos que requieren micronutrientes, sustancias que el cuerpo no puede producir y necesitan ser introducidos por la nutrición, para su completo desarrollo y buen funcionamiento.

Especialmente en períodos de mayor necesidad (crecimiento, estres, lactancia) o menor consumo de alimento (envejecimiento, enfermedad, dietas restrictivas o terapéuticas). Hay estudios que demuestran que el 50% de la población occidental presentan un déficit parcial de micronutrientes y que en el 25% de la población encontramos una carencia del 50% de la dosis diaria recomendada.

Los nutricosméticos permiten asegurar la ingesta adecuada de los principios que la piel y el pelo necesitan, mejorar su salud o estado de bienestar, haciendo que la piel cumpla adecuadamente sus funciones y ayuda a revertir situaciones incipientes que deterioran y promueven la enfermedad.

Así  hay nutricosméticos que han demostrado de forma científica favorecer la respuesta defensiva cutánea, como algunos probióticos, sobre las células Langerhans o  disminuir la inflamación crónica celular como realiza la hesperidina o neutralizar radicales libres como la Vitamina C, el licopeno o regular la producción de melanina frente a las radiaciones ultravioleta como el beta-caroteno.

Ejemplos de utilidad es la incorporación de la nutricosmética a las estrategias de prevención del daño solar, que nos aporta nuevas opciones. Opciones que se suman a los hábitos saludables de protección solar y al uso de ropa y tópicos protectores. Gracias a la nutricosmética existe actualmente la posibilidad de disminuir la inflamación crónica de  bajo grado  y de aumentar la capacidad de respuesta inmunológica frenta al efecto dañino de los rayos ultravioletas.

Ejemplo de utilidad de la nutricosméticas son los probióticos. Los probióticos son microorganismos vivos que administrados en cantidades adecuadas pueden mejorar nuestra salud. La existencia de un eje intestino-piel y como determinados probióticos pueden favorecer la liberación de citoquinas beneficiosas para la piel es una de las líneas de investigación que actualmente se encuentra en desarrollo.

Se han demostrado resultados clínicos en la mejora de la defensa inmunológica de la piel frente a las radiaciones inmunológicas y en la disminución de la inflamación en determinadas dermatosis inflamatorias. Está claramente establecido que cada probiótico ofrece un efecto beneficioso específico.

La administración de probióticos para la mejora de la salud cutánea nos abre nuevas perspectivas basadas en el concepto de que la salud cutánea es influenciada desde el exterior y desde el interior. Es un concepto de salud cutánea, holístico, que los dermatólogos clínicos acostumbramos a utilizar en nuestras consultas.

Noticias Relacionadas