Estética

Henna negra, el tatuaje enemigo de la piel

Juan Francisco Silvestre Salvador
Dermatólogo
1037
Lunes 1 de Febrero del 2016

Especialmente en verano, los tatuajes con henna suelen estar presentes en zonas del cuerpo de adolescentes. Aunque aparentemente la henna es una sustancia natural y sin riesgos, es habitual que esté mezclada con productos tóxicos como la PPDA (para-fenilendiamina), potencialmente peligroso para la salud dado las concentraciones que se utiliza. Este añadido sirve para reforzar el color de la henna natural, hacerlo más oscuro y aumentar el tiempo de duración del tatuaje.

Se calcula que aproximadamente entre un 8-24% de la población tiene al menos un tatuaje.

Los tatuajes, se pueden dividir en 3 grupos:

  •     Tatuajes traumáticos.
  •     Tatuajes cosméticos.
  •     Tatuajes decorativos: pueden ser permanentes o temporales.

Estos últimos normalmente están compuestos de henna, que se obtiene de la planta ‘Lawsonia inermis’. Esta planta aporta a la piel un color marrón rojizo durante 2 ó 3 semanas. No obstante, en occidente la henna natural se modifica con varios aditivos que contribuyen a oscurecer el pigmento y hacerlo más negro y más parecido a un tatuaje permanente. De este modo se pasa del color marrón rojizo de la henna natural al color negro que acostumbramos a ver.

En este proceso de cambio de coloración de la henna por un color más oscuro, se añade a la sustancia natural PPDA o derivados.

Aunque los tatuajes de henna natural suelen ser muy seguros y no tener apenas reacciones adversas, cuando a la henna se le añade PPDA, los casos de eczema de contacto alérgico son muy frecuentes.

En algunos casos, incluso se han comunicado microepidemias. Estas reacciones alérgicas suelen ocurrir con una única exposición, ya que los tatuajes suelen llevar elevadas concentraciones de PPDA.

Estas reacciones alérgicas suelen presentarse en forma de eczema agudo (rojez, hinchazón, vesículas, ampollas y mucho picor), que cura en 2-3 semanas y puede dejar temporalmente el área hipopigmentada con la forma original del tatuaje.

Pero además de esta consecuencia, estos pacientes no podrán utilizar en el futuro sustancias que contengan PPDA: tines capilares, colorantes textiles del grupo azo, artículos de goma negra o fotoprotectores con ácido paraaminobenzoico. Todos estos estos compuestos tienen una estructura química similar y pueden tener una reacción cruzada con la PPDA. Así mismo, dichos pacientes podrán también desarrollar erupciones cutáneas por medicamentos tales como las sulfamidas, los anestésicos locales del grupo ester o las sulfonamidas.

Por otra parte, también pueden tener consecuencias laborales si estos pacientes se dedican a profesiones como peluquería, revelado fotográfico, tinte de calzado, etc.

Será el dermatólogo quién diagnostique la dermatitis de contacto alérgica a PPDA contenida en un tatuaje de henna negra, mediante pruebas epicutáneas (patch test).

Noticias Relacionadas