Estética

Elevación de pecho con toxina botulínica

Redacción FPS
Comunicación
0
Míercoles 1 de Marzo del 2017

Las complicaciones de los antiguos rellenos pueden solucionarse con láser, el pecho alzarse con toxina botulínica y reafirmar sin cirugía y con material reabsorbible.

Las pacientes con granulomas a causa de rellenos antiguos, podrían ver solucionados sus problemas. Quienes hace años se inyectaron rellenos de baja calidad o incluso contraindicados como los de silicona liquida cuentan con una tecnología láser de diodo que elimina el relleno sin dejar ninguna marca ni secuela mediante una fibra óptica de 200 µ (más fina que una aguja de insulina).

Allanar el terreno

Permite corregir así los rellenos intolerados en el aumento de labios, entrecejo, surcos nasogenianos y pómulos. Una vez dentro, el relleno es calentado mediante láser hasta que se transforma en un estado líquido que se puede eliminar fácilmente con una ligera presión de los dedos. La técnica era impensable antes y sólo se podía eliminar mediante cirugía o cánulas de gran calibre.

El do de pecho

Se puede elevar el pecho en una sesión. La inyección de toxina botulínica en la zona pectoral para la elevación de pecho es una técnica que llevada a cabo por manos expertas, obtienes resultados muy satisfactorios y sin efectos secundarios.

El candidato ideal

Esta técnica no está indicada para todo tipo de pecho. El candidato perfecto es un pecho pequeño o medio (talla 85 a 90) y presenta una ptosis o caída de grado 1 (moderada). Resulta muy interesante como técnica preventiva en caso de pérdida de turgencia de la mama.

La técnica:

  1. Antes de comenzar con las infiltraciones, se dibuja una línea horizontal y otra vertical. El resultado es una mama dividida en 4 cuadrantes donde el cruce de caminos coincide con el pezón.
  2. A continuación se realizan 3 puntos de inyección exclusivamente en el cuadrante inferior interno de la mama, a nivel muscular.
  3. Lo que se consigue con estas infiltraciones en el plano del músculo pectoral es dejar "inactiva" la porción inferior del músculo para potenciar la parte superior del mismo, la que se encarga de elevar la mama. La técnica funciona por equilibrio, más bien por desequilibrio.

Poco peso:

Al relajar una parte del músculo pectoral, la porción superior del mismo comienza a contraer con más fuerza y arrastra hacia arriba a la porción inferior. El resultado es una elevación progresiva de la mama. Por este motivo no está indicado para mamas muy caídas, ya que es el músculo el que se encarga de situar el pecho en el lugar que le corresponde.

El resultado final se aprecia a los 15 días de ser inyectada la toxina botulínica, los efectos de esta técnica duran en torno a 3 o 4 meses. La ventaja es que la infiltración de la toxina botulínica no deja cicatrices.

 

Noticias Relacionadas