Estética

¿Qué hay de nuevo en lipolisis?

Ricardo Ruíz Rodríguez
Dermatólogo
776
Jueves 4 de Agosto del 2016

La grasa “está muy viva”

Hasta hace pocos años, la grasa era considerada un tejido estático con una función mecánica aislante, y sin posibilidad de producir nuevos adipocitos a partir de la pubertad. Hoy se sabe que el tejido graso es un tejido muy activo, productor de moléculas que influyen en la regulación del peso y que existe la posibilidad de producción de nuevos adipocitos en la edad adulta.

Hoy existe una demanda por parte del paciente de técnicas mínimamente invasivas que permiten una recuperación inmediata a la vida habitual. De hecho las técnicas de eliminación de grasa sin cirugía han aumentado en más de un 118% en los últimos años.

Con frío funciona mejor

Los métodos de eliminación de grasa sin cirugía tienen todos algo en común: su limitada eficacia.

La técnica que tiene más evidencia científica es la Criolipolisis/Coolsculpting, es decir, el uso del frío para eliminar grasa. Es de todos sabido que las células grasas tienen una mayor sensibilidad al frío: pues bien, científicos de Harvard diseñaron un dispositivo que consigue mantener una temperatura que daña a los adipocitos sin que se dañen el resto de las células de la piel asignatura pendiente hasta la fecha.

Con técnicas de vacío y succión se logra aislar la grasa localizada. De esta forma sin anestesia ni cirugía se logra eliminar el 20% de la grasa enfriada. El mecanismo de muerte celular es por Apoptosis.

Hoy los nuevos protocolos de T2T (treatment to transformation) permiten tratar varias zonas simultáneamente y ser más eficaces en los resultados. El mayor problema en nuestro país en relación a esta técnica es la aparición de sistemas de criolipolisis “chinos” de eficacia y seguridad no contrastada que han desvirtuado la técnica.

ATX101 para la papada

Sustancias como el acido desoxicólico o la fosfatidilcolina se han utilizado de forma inyectada para “disolver” la grasa. Hoy en España contamos con el ácido desoxicólico que de forma inyectada logra disminuir depósitos de grasa localizada, aunque la eficacia no es muy grande. Están terminándose en EEUU estudios con el producto ATX101, que inyectado en la grasa de la papada logra disminuir ésta de forma importante, produciendo una retracción del tejido, con lo que se obtiene una mejoría adicional de la flaccidez. El ATX101 contiene ácido desoxicólico. En Europa este producto lo distribuye Bayer.

En resumen, la mejor técnica para eliminar grasa sin cirugía sigue siendo la liposucción quirúrgica. Los métodos no invasivos son interesantes para pacientes con grasa muy localizada que tengan expectativas realistas.

 

Noticias Relacionadas