Mente Sana

Dismorfofobía en pacientes con acné

Servando Marrón Moya
Dermatólogo
689
Martes 2 de Febrero del 2016

El trastorno Dismórfico Corporal (TDC) es también conocido como “Dismorfofobía”. 

Podemos definir el TDC como un sentimiento subjetivo de fealdad o defecto físico que el paciente cree que es evidente para los demás, aunque su aspecto está dentro de los límites de la normalidad .

En estudios previamente publicados podemos ver como el TDC esta presente entre el 1.8% de Alemania y el 2,4% de USA en población general. Si analizamos población psiquiátrica podemos observar como su presentación se eleva hasta el 13% y en el ámbito de la cirugía plástica su presentación puede oscilar entre el 6 y el 15% de los pacientes. La prevalencia de TDC es entre el 9% y el 12% en clínicas dermatológicas. 

La edad de inicio del trastorno en su forma subclínica, con preocupaciones en torno a la apariencia, pero que no cumplirían los criterios de TDC podría estar en torno a los 13 años, siendo la edad media de comienzo en algunos estudios en torno a los 16 años.

Casi todos los pacientes que padecen un TDC tienen uno o más comportamientos repetitivos compulsivos que suelen consumir bastante tiempo. El objetivo habitual de estos comportamientos es examinar, mejorar u ocultar el defecto percibido por el paciente. Estos comportamientos repetitivos son: 1) comparar su aspecto con el de otras personas, 2) mirarse al espejo para comprobar su aspecto, 3) maquillarse la zona que le preocupa, 4) preguntar a la gente cercana sobre el área que le preocupa, 5) tratar de camuflar la zona que le preocupa, 6) manipularse o pellizcarse dicha zona, 7) asearse en exceso y   8) broncearse en exceso.

En este momento el GEDEPSI esta desarrollando un estudio multicéntrico en España en el que colaboran 10 centros hospitalarios y 18 investigadores para diseñar y poner a disposición de los dermatólogos un instrumento sencillo que permita la detección de posibles casos de Trastorno Dismórfico Corporal en pacientes con acné.

Este estudio para detectar posibles casos de TDC se esta realizando en pacientes con acné. Esta enfermedad afecta al folículo piloso y a la glándula sebácea asociada; tiende a remitir con la edad. Se observa principalmente en adolescentes y a pesar de que el proceso es autolimitado en la evolución, pueden quedar secuelas definitivas en forma de cicatrices permanentes, con alteración de la propia imagen del paciente.

Noticias Relacionadas