Mente Sana

¿Cómo repercuten los trastornos dermatológicos en el paciente?

Paz Cerdá Escar
Dermatóloga
830
Míercoles 3 de Agosto del 2016

Emociones a flor de piel:

Los pacientes que acuden a la consulta pueden dividirse en tres grupos:

1. Pacientes con alteracions cutáneas reales o imaginarias:

Eczema de manos crónico en trastornos obsesivo-compulsivos donde el paciente necesita lavarse las manos asiduamente, tricotilomanía o arrancamiento compulsivo de pelo, cejas o pestañas en cuadros de ansiedad con depresión, o parasitofobia que ocurre cuando el paciente cree tener parásitos en su piel y se autolesiona para eliminarlos hasta el punto de producirse úlceras: son tres casos en los que el problema psiquiátrico desencadena otro dermatológico.

2. Pacientes dermatológico-psiquiátricos:

Se trata de aquellos con enfermedades de piel reales que afectan a su situación personal y afectiva. pero a veces el problema da la vuelta, y las manifestaciones cutáneas son la manifestación externa de una depresión enmascarada. Ocurre con la vulvodinia (dolor de vulva) o la glosodinia (dolor lingual).

3. Pacientes dermatológico-estéticos:

Hay pacientes conscientes de las limitaciones de los procedimientos y emocionalmente estables y otros que tienen una distorsión de las posibilidades reales. Encajan en el cuadro de dismorfofobia cercano a los trastornos de alimentación.

Publicado en el Dermactual de la AEDV.

Noticias Relacionadas