Mi enfermedad

La solidaridad es uno de los rasgos distintivos fundamentales de la dermatología española

Miguel Aizpún Ponzán
Dermatólogo
207
Martes 31 de Mayo del 2016

La solidaridad ha logrado situarse, en los últimos años, como uno de los rasgos distintivos fundamentales de la dermatología española. Es cierto que fue siempre la solidaridad consustancial a la profesión médica, porque no existe actividad que ayude más a los seres humanos que la de quienes les ayudan a combatir sus enfermedades y a salvar la propia vida. Pero, últimamente, este carácter solidario tradicional ha cristalizado en la organización de numerosas actividades públicas, que se han encargado de subrayar la importancia de la dermatología solidaria en el entorno social.

La preocupación por esta solidaridad se expresa, gráficamente, en el propio programa del Congreso Nacional de la especialidad, de inminente celebración en Zaragoza. Entre las actividades figura, de forma destacada, la Cena Solidaria, que la AEDV ha querido situar como un referente de su colaboración con las ONG que, al igual que ella, se preocupan por ayudar a quienes lo necesitan. Una mano tendida, la del médico, que acompaña siempre al enfermo en el camino de la recuperación o le alivia en su dolor hasta el final de su existencia.

Son ya muchas las expresiones de esta vocación solidaria de la dermatología española. Por citar algunos ejemplos representativos, baste recordar las revisiones gratuitas para identificar las lesiones sospechosas en la piel que van a efectuarse ante el gran reto que supone el Euromelanoma 2016. Para beneficiarse de esta iniciativa solidaria, que se desarrollará del 13 al 17 de junio, sólo se requiere una simple llamada al teléfono 915434535 o entrar en la web euromelanomaaedv.es.

La sociedad española ya se ha acostumbrado a la coincidencia entre la llegada del verano y las campañas dermatológicas para prevenir los efectos no deseados de la exposición al sol.

El comportamiento de quienes toman el sol es hoy muy diferente (por positivo) al de hace unos años. Estas campañas, en las que se ha conseguido interesar e involucrar a instituciones y organizaciones representativas, constituyen también una actividad solidaria, que ha surtido efectos muy positivos. Pero lo mejor de todo es que, pese a lo mucho realizado, los dermatólogos españoles refuerzan su solidaridad día a día. Y esta es la mejor garantía de futuro.

Noticias Relacionadas