Mi enfermedad

Enfermedades de la piel en la mujer

Ievgenia Pastushenko
Dermatóloga
2292
Lunes 11 de Abril del 2016

La rosácea, la dermatitis de contacto o los lentigos solares son las afecciones cutáneas más habituales entre la población femenina.

  • Rosácea: la afección de Bill Clinton y Diana de Gales
    ¿Qué es? 
    La rosácea es una enfermedad crónica de la piel que afecta fundamentalmente a la cara. Es muy frecuente en la población general, y se estima que sólo en Estados Unidos hay más de 14 millones de personas afectadas. Aunque puede aparecer a cualquier edad, es más frecuente entre los 30 y los 50 años, en personas de piel clara, y en aquellas que han tenido acné intenso en la adolescencia. Se caracteriza por enrojecimiento persistente de la piel y telangiectasias faciales (vasos sanguíneos dilatados), en ocasiones aparecen pápulas o pápulo-pustulas ("granos", similares a los que salen con el acné).

Algunos famosos, como Bill Clinton y Diana de Gales han presentado signos típicos de rosácea. Tiene dos variantes, la focal, que se presenta como ligeras manchas segmentadas en el cuerpo, especialmente en zonas expuestas al sol, y la universal, que abarca grandes extensiones.

¿Qué la produce? Aunque no se conocen con exactitud las causas que provocan la rosácea, se sabe que hay algunos factores que agravan los síntomas. Por ejemplo, la exposición a la radiación ultravioleta sin una protección adecuada, las temperaturas extremas, el estrés emocional, las bebidas alcohólicas o las calientes.

¿Cómo se trata? Existen diferentes tratamientos dependiendo de la gravedad de los síntomas: antibióticos (aplicados sobre la piel o en pastillas), fármacos tópicos (cremas) que disminuyen el tamaño de los vasos sanguíneos de la piel, láser u otros tipos de luz. El tratamiento dependerá de la gravedad de los síntomas

  • Daño actínico crónico: Las famosas “manchas de sol”.
    ¿Qué es? 
    La exposición crónica a la radiación ultravioleta produce daño actínico crónico en la piel, que puede dar lugar a diferentes manifestaciones. Por ejemplo, los lentigos solares o manchas oscuras se observan hasta en el 90% de las personas mayores de 60 años.
    ¿Qué lo produce? Además de tener importancia desde el punto de vista estético, refleja el antecedente de exposición prolongada a la radiación solar y quemaduras, lo que supone un incremento de riesgo de desarrollar cáncer de piel. El daño actínico crónico también produce envejecimiento prematuro, con aparición de arrugas en aquellas zonas que han sido expuestas al sol de forma crónica.
    ¿Cómo se trata? Para prevenir las consecuencias de la exposición solar crónica, se recomienda evitar la exposición solar durante las horas centrales del día y utilizar protector solar a diario, incluso en otoño e invierno. En cuanto al tratamiento, puede utilizarse el láser, IPL, peeling o algunas soluciones cosméticas.
     
  • Alopecia: No más de 100 cabellos
    ¿Qué es y qué la produce? 
    Otra enfermedad muy común entre las mujeres y que con frecuencia nos preocupa es la caída de cabello. Todos los días perdemos de 50 a 100 cabellos, pero si la caída es superior a este número, puede dar lugar a una alopecia. El 30% de las mujeres entre los 40 y los 60 años la padecen. Existen diferentes tipos, siendo las más frecuentes: la alopecia areata, que se caracteriza por una pérdida de cabello en zonas concretas de la cabeza o del cuerpo y cuya causa de desconoce, aunque se sospecha que el estrés psicológico y la respuesta inmune pueden jugar un papel importante; la alopecia androgenética, que aunque es más habitual en hombres, algunas mujeres también la pueden desarrollar; por último, en los últimos años se ha objetivado un incremento en la incidencia de la alopecia frontal fibrosante, un tipo especial que es más frecuente en mujeres en edad postmenopáusica. 
    ¿Cómo se trata? El tratamiento es específico de cada tipo de alopecia (fármacos como el minoxidil, láser de baja potencia, plasma rico en factores de crecimiento, o en casos graves, trasplante).
     
  • Dermatitis de contacto alérgicas: 1 de cada 5 mujeres la padece.
    ¿Qué es y qué la produce? 
    Es una afección que provoca que la piel se enrojezca y se inflame tras el contacto con algunas sustancias. El 1-2% de la población padece dermatitis alérgica de contacto, y en el caso del níquel la cifra se triplica: el alergeno más frecuente es el sulfato de níquel: 1 de cada 5 mujeres se ve afectada, debido generalmente al uso de pendientes desde la infancia. A los metales le siguen las fragancias, los conservantes de los productos de higiene y cosméticos y los tintes capilares. En España hay una incidencia de pacientes con dermatitis alérgica de contacto al níquel excepcionalmente elevada afectando al 30% de las mujeres, cifra que duplica o triplica la de países vecinos.
    ¿Cómo se trata? El único tratamiento eficaz de la dermatitis alérgica de contacto es evitar las sustancias que le producen alergia. Por ello es tan importante el diagnóstico: han de realizarse pruebas epicutáneas para verificar o descartar sensibilizaciones.

Noticias Relacionadas