Mi enfermedad

Alteraciones en la piel por la diabetes

Agustín Buendía
Dermatólogo
912
Martes 13 de Diciembre del 2016

Los dermatólogos Rosa Ortega y Agustín Buendía dialogan sobre "Diabetes y Piel".

Rosa:

Hemos intentado hacer una pequeña clasificación, de qué tipo de alteraciones en la piel tienen que ver con la diabetes y desde qué punto de vista. Hay unas dermopatías o enfermedades de la piel que son específicas de la diabetes. Y vamos a hablar de algunas de ellas.

Agustín:

La dermopatía diabética, es el hallazgo más frecuente que existe.

Quizás sea la patología cutánea diabética más frecuente en diabéticos. Puede aparecer hasta en el 60% de los pacientes diabéticos tanto de tipo I como de tipo II; pero también puede aparecer en el 20% de pacientes no diabéticos, de personas ancianas. Es una patología benigna poco frecuente en niños, porque cuando hablamos de patología cutánea también tenemos que hablar de la afectación en niños ya que la diabetes de tipo I es bastante frecuente en adolescentes y niños.

Se caracteriza por la aparición de unas áreas atróficas, como deprimidas color café con leche; ligeramente deprimidas que aparece en los miembros inferiores. En la zona peritibial, también puede aparecer en otras localizaciones; son asintomáticas no presentan mejoría con el control de la glucemia y no tienen  tratamiento. Pero sí que son muy frecuentes unas pequeñas manchitas, se habla de que esto sea debido a depósitos de hemoxinina y melanina como decimos no hay ningún tratamiento y no debe preocupar al paciente pero sí alertar y comunicarlo al médico.

Rosa:

De hecho, yo creo que mucha gente piensa que estas manchas son manchas seniles, mucha gente las confunde con esta hiperpigmentación y a veces no está muy claro el diagnóstico si es por la diabetes o no; porque también muchas personas ancianas tienen diabetes.

Agustín:

Es cierto, que hay un 20% de ancianos no diabéticos que lo presentan sin embargo sí que el 60% de los diabéticos lo presentan. Es la más frecuente que encontramos.

Rosa:

Dentro de estas enfermedades que aparecen en los diabéticos está la:

Erupción ampollosa (Bullosis diabeticorum): Estas son unas ampollas que aparecen en las extremidades, en las manos también y son unas ampollas que no duelen pero son muy llamativas. Ampollas blancas, transparentes con una serosidad no porulenta. Lo que ocurre que con mucha frecuencia y en los diabéticos es más habitual las infecciones, estas ampollas se pueden infectar y entonces dar otro aspecto.

Pero una ampolla diabética no es más que eso, una elevación de la piel con un contenido líquido que no duele, que no tiene una rojez alrededor, que cura espontáneamente y que no deja cicatriz. Es muy escandalosa y muy llamativa pero no nos habla de gravedad en absoluto. No hay de qué preocuparse, cuando este caso lo vemos en consulta y se resuelve bien; se le aplica anti-inflamatorio y se suele absorber bastante bien.

Agustín:

La licrobiosis lipoidea: es una enfermedad rara pero frecuente en mujeres, nada frecuente en niños y puede aparecer en una diabetes propiamente establecida; una diabetes franca o en situaciones de estado normal de tolerancia a la glucosa, son unas lesiones asintomáticas localizadas al igual que la dermopatía diabética de la que hablaba antes, en las piernas fundamentalmente, en las zonas laterales o en la zona peritibial.

Pero este se caracteriza por una placa eritematosa, que los dermatólogos definimos como una placa roja, color marrón que va creciendo y se transforma en una placa amarillenta y de color anaranjado un poquito actófica. Y que a veces, llega a ulcerarse. Realmente hay muchos tratamientos no hay ningún tratamiento de elección.

Lo más importante que yo les digo a mis pacientes es que siempre que aparece una licrobiosis lipoidea es hacer un buen control de su glucemia. Luego entre los diferentes tratamientos que han dado buenos resultados es la aplicación de corticoides tópicos en casos más severos se pueden inyectar corticoides intralesionales, también hemos obtenido a veces buenos resultados con la aplicación tópica de detacrónimus, petoxifilina que mejora la circulación.

Y en casos donde hay úlceras muy rebeldes donde ya es difícil de responder con estos tratamientos más tradicionales es necesario establecer una extirpación quirúrgica. Afortunadamente suele ser muy rara la aparición de la licrobiosis lipoidea.

Rosa:

Y otra cosa, no suele doler. Es muy escandaloso también. Pasa también un poco como las ampollas. Hemos  visto lesiones que son llamativas que son a lo mejor muy poco agradables a la vista pero que al final no molestan. Bueno dentro de estas dermopatías que aparecen siempre en la diabetes, acompañando la enfermedad está el:

Eritema: enrojecimiento de la piel, este enrojecimiento puede ser por cualquier zona del cuerpo pero es más típica en la cara. Es la rubeosis facial del diabético. Más bien dicho de la diabética. Suele ser más frecuente en las mujeres, se debe a que los capilares sanguíneos, pierden su tono dañados por el azúcar. Aparecen en mujeres sobre todo si son obesas pero también en niños diabéticos y en gente joven. Se acompaña muchas veces de dilataciones de arañas vasculares, que puede quedar ya como residuo y que tampoco se quita para siempre.

Agustín:

Pero que es una cuestión, meramente estética. Sin embargo a mí, sí que me preocupa las:

Lesiones ulcero necróticas. Son las manifestaciones prolongadas por la vasculopatía diabética. Los pacientes diabéticos, tienen mayor incidencia de enfermedad vascular perisférica. Sin embargo, esta deficiencia no afecta tanto al flujo de sangre a los tejidos de tal forma que sea incompatible con esto.

Pero cuando suceden mínimos traumas, pequeñas inflamaciones, se crean una demanda metabólica que no puede ser cubierta. Y entonces, se produce una ulceración que puede llegar a una gangrena. ¿Clínicamente cómo podemos ver esto, estas alteraciones vasculares? Se traduce en pies fríos, piel muy brillante, pálida. Hay atrofias de los anejos, hay ausencia de vello sobre todo en extremidades, y presencia de dolor en reposo y presencia de dolor también al andar.

Y a nivel cutáneo aparecen una serie de manifestaciones a nivel cutáneo que algunas, ya las hemos comentado como la dermatitis  hiperpigmentada e hiperpúricas?, son estas personas que presentan muchas pecas muy manchadas como consecuencia de una falta de retorno venoso y tiene muy manchadas las extremidades.

O como acaba de comentar Rosa, la rojez de cara y de cuello. Actualmente se considera que la microangiopatía….diabética aparte del daño que presenta en los vasos sanguíneos, va a traer un aumento en la viscosidad de la sangre con una microcirculación muy poco activa y  una hipertensión capilar. Esto sí que tenemos que cuidarlo y ahora hablaremos de ello y de los consejos para no llegar a producir una úlcera, y que esa úlcera no acabe produciendo una gangrena.

Otras alteraciones cutáneas que pueden dar lugar como consecuencia de la diabetes son debidas a la neuropatía diabética.

Neuropatía diabética, es decir alteración de las fibras sensoriales y de las fibras motoras autonómicas, es una lesión perisférica de los nervios simpáticos, y aparece una intolerancia al dolor. Hay una hiperhidrosis de la parte superior del cuerpo; sin embargo hay una falta de sudoración de las extremidades. Y esta ausencia de sudor de las extremidades, va a producir una menor hidratación, y eso va a conllevar a una mayor cerosis, a una mayor sequedad de la piel, piel seca, escamosa que como consecuencia de la piel seca y escamosa ante cualquier trauma se va a fisurar, o el individuo como hablaremos después, le va a picar y se va a rascar y se va a hacer pequeñas heridas.

Además también, la neuropatía provoca dolores radiculares, hiperqueratosis que es un endorsamiento de la piel en puntos de presión, cambios en los huesos y en las articulaciones. Y puede aparecer como consecuencia el pie diabético, o el mal perforante planta. Es muy frecuente en los puntos de mayor presión. Comienza con un callo, una dureza que se ulcera que no remite, que puede infectarse y que puede llegar a originar accesos profundos. Esto, sí que realmente es preocupante. Y hablaremos más detenidamente ahora con los consejos. Los diabéticos deben curarse sus pies tanto como sus ojos.

Rosa:

Cuidarse los pies, no sólo el mismo paciente sino el especialista para que le cuide los callos muy fácilmente y asequible para el paciente y es mejor no hacerse una herida que pueda producir complicaciones.Otro de los síntomas que pueden aparecer en los diabéticos, aunque este cada vez se piensa más que en otro tipo de personas…

Granuloma anular diabético. Aunque cada vez hay más opiniones que dicen que esta lesión se observa después de picaduras de insectos, después de algunos traumatismos con unas lesiones redondeadas, elevadas que se pueden localizar sobre todo en las extremidades que no suelen provocar otros síntomas pero que como todo lo de la piel como se ve a las personas les molesta. Se suelen tratar a lo mejor con una inyección intramuscular de corticoides, lo malo que tiene es que suele reaparecer. Otras veces suelen desaparecer solos.

Agustín:

Lo más perceptible en la piel del diabético es la:

Serosis, la sequedad de la piel y en algunas zonas, el engrosamiento. Este es un síntoma muy temprano. Es de los síntomas más frecuentes y que más temprano aparecen. Yo creo que tienen un 25% de los pacientes con diabetes. Hay una alteración de la escamación, hay una reducción de la elasticidad de la piel y hay un mayor grosor de la piel respecto a las pieles de la población en general. La piel seca se observa en todo el cuerpo pero sobre todo, en las extremidades, en los pies y en las piernas; en las extremidades inferiores. Y la piel engrosada se observa en la parte superior de la  espalda. Se observa pues una piel dura más difícil de pellizcar, aunque también aparece en la zona de los nudillos que a veces se va a asociar con una contractura. Debemos de tratarla con cremas humectantes fundamentalmente, con cremas a base de vaselina, o cremas en vitamina A y vitamina E

Rosa:

Hay otras alteraciones de la piel que tienen que ver con el tratamiento que el paciente esté realizando. Las personas que están tomando antidiabéticos orales pueden tener el llamado fenómeno Antabus.

Es una reacción muy llamativa que sucede cuando se mezcla el comprimido oral antidiabético con alcohol. Si se mezclan estas dos sustancias pueden aparecer alteraciones que van desde un enrojecimiento, o bien pueden haber taquicardias, calor, cefaleas, vértigo, por tanto es aconsejable si una persona toma sulfuronoleas o sulfuramidas como antidiabéticos orales no consumir alcohol.

Aunque el alcohol no es aconsejable casi nunca. También con la medicación en el caso de la insulina pueden aparecer, queloides y puntitos duros como consecuencia de las inyecciones rápidas. Puede haber sudoración masiva, después de poner la insulina porque exista una hiperglucemia rápida, pero se resuelven sin problema.

Leer también:

 

Noticias Relacionadas