Mi enfermedad

Lipoatrofia semicircular

Ana María Giménez Arnau
Dermatóloga
1664
Míercoles 27 de Julio del 2016

Se ha ligado a "edificios inteligentes" pero el primer artículo se publicó en 1978.

Alemania 1978, aparecen los primeros artículos publicados de esta rara enfermedad en la revista Hautarzt. Los afectados eran hombres y el diagnóstico entonces apuntaba  a problemas cardiovasculares. Más de 30 años después, la llamada Lipoatrofia Semicircular (LS) ha dado que hablar, aunque no hay datos irrefutables ni apenas literatura científica que la avale.

Se ha descrito como una atrofia del tejido adiposo situada en el tejido subcutáneo que puede tener lugar en los muslos o en el antebrazo. En palabras de la Dra. Giménez Arnau, "se trata de una depresión en la parte alta de los muslos (suele ser bilateral), de forma circular y horizontal al suelo, donde la piel queda hundida. El aspecto es como el de haber llevado un conturón apretado. La enfermedad no está en la piel, hablamos de una falta de grasa."

Aparecieron varios casos en edificios inteligentes (Gas Natural, Torre Agbar y la Caixa), 340 personas en 3 meses, lo que generó especulaciones acerca de la supuesta relación con la falta de humedad, exceso de ondas electromagnéticas o electricidad estática y el brote de lipoatrofia, así lo publicó la Agencia de Salud Pública de Barcelona por el número de afectados, en su mayoría mujeres.

La etiología no parece clara, a pesar de que el orígen genérico parece ser un microtraumatismo repetido. Es indolora y como nos cuenta la dermatóloga Ana María Giménez Arnau "puede pasar periodos de remisión desarrollándose de nuevo, según las pacientes al volver al trabajo. Ha sido denunciado en numerosas ocasiones (Bruselas, Valencia, Inglaterra y Chile). Es un fenómeno que parece ligado a la presión durante horas de esta zona del muslo.

Este traumatismo contínuo llebaría a una anoxia tisular y por tanto a una atrofia grasa localizada.

Los edificios modernos no son el orígen según nuestra dermatóloga Ana María Giménez Arnau:

Las causas no están claras, pero se cree que el orígen es un microtraumatismo repetido: podría tener relación con el contacto en los corner de la mesa de trabajo o por ropa ajustada en la que se forman pliegues.

A la consulta de esta doctora han asistido estos casos y concretamente una mujer que trabajababa en casa en una empresa familiar, sin un exceso de aparatos tecnológicos. Al sentarse segaba la piel con el pliegue de su falda, mejoró en el verano y se agravó en el invierno. Se cuida con masaje local y usa ropa más amplia.

Publicado en el Dermactual de la AEDV.

Noticias Relacionadas