Mi Enfermedad

Patologías asociadas a la diabetes

Agustín Buendía
Dermatólogo
912
Martes 13 de Diciembre del 2016

Los dermatólogos Rosa Ortega y Agustín Buendía dialogan sobre "Diabetes y Piel".

Agustín:

Las cándidas son las infecciones más frecuentes, aunque hay otras infecciones producidas por hongos y que hay que darle importancia como a los dermatofitos. No son tan frecuentes pero sí que hay que evitarlas porque son mucho más rebeldes al tratamiento por su complicación. Podríamos hablar de algunas dermatosis no propias de la diabetes, pero que se asocia a la diabetes.

Rosa:

Podemos encontrar el color amarillento de la piel, la hipercarotinemia puede ser porque hay un aumento de los carotenos porque en algunos diabéticos hay un problema hepático que añadido, que no metabolizan bien los betacarotenos que son unas sustancias que  ingerimos cuando tomamos zanahorias, las naranjas y las verduras principalmente.

Si el diabético que en algunas ocasiones tiene problemas hepáticos, no digiere bien los carotenos, para transformarlos en vitamina A esos carotenos en exceso se van depositando en la piel y es lo que da esa tonalidad de amarillento, anaranjado que se ve sobre todo en las palmas de las manos, las plantas de los pies y fundamentalmente en los pliegues. Donde hay un grosor más grande, de la capa cornea. Entonces se ve en otros tipos de pacientes, pero que es muy frecuente en los diabéticos.  Sobre todo cuando se hace una extensión en la palma de la mano.

Agustín:

Pero hay algunas patologías que el paciente me dice a mí, pero ¿Cómo sabe usted si tengo diabetes?

Son patologías que se suelen asociar a la diabetes. Por ejemplo:

Que es una despigmentación de la piel, una patología muy frecuente y que estigmatiza mucho al paciente, es una patología benigna y que realmente es de las patologías que el individuo le provoca una disminución de su calidad de vida porque es debido a alteraciones estéticas, suele asociarse con mayor frecuencia a la diabetes. Por eso, los pacientes con vitíligo, yo siempre les digo que se hagan un estudio; para comprobar cómo está su glucemia.

El vitíligo se asocia con mucha frecuencia a diabetes mal controlados, y diabetes evolucionados al igual que la alopecia areata.

Rosa:

El vitíligo de los diabéticos suele ser tardío, no es frecuente que sea en niños. Aunque si es un niño con una diabetes muy avanzada y complicada suele ser más frecuente el vitíligo.

Otra cosa importante a conocer es el picor, o también llamado “Prurito”. Es uno de los síntomas más precoces, en la aparición de diabetes. Y de hecho, cuando una persona viene con un picor generalizado que no conoce su procedencia ni diagnóstico, lo primero que tenemos que pensar es que pueda haber una diabetes.

¿Qué hacemos entonces? Pues realizar una analítica, porque muchas veces el diagnóstico precoz se hace por este síntoma, el picor.

Agustín:

A mí me parece que el prurito siempre está dentro de un círculo vicioso, picor, rascado, me pica me rasco…hay que cortar el círculo vicioso porque con el rascado se pueden producir heridas que se van a infectar y entramos en el círculo vicioso de todos los diabéticos. Para resumir no vamos a dar aquí una lección de cutánea sino que vamos a dar consejos a los pacientes.

Yo creo que deberíamos concretarnos en algunos pacientes. Rosa, ¿Qué consejos darías en general a los pacientes?

Rosa:

Pues a mí lo de las tres D me encantó. Lo oí ayer en el día mundial de la diabetes.

Un paciente diabético tiene que tener DISCIPLINA, hacer una buena DIETA y practicar DEPORTE.

Controlarse los niveles de glucosa, y con respecto a la piel hidratarla mucho, secarsela bien y vigilarse los pies, que es uno de los sitios donde más patología aparece, y esa patología puede ser grave en algunas ocasiones. Cortarse bien las uñas no sólo de los pies, sino también de las manos, por lo que tú has dicho del picor, de no rascarse y hacerse heridas. Y fundamentalmente cuando haya una sospecha de algo que no tiene muy controlado acudir al dermatólogo, que se lo diagnostique y que se lo trate.

Agustín:

Me gustaría incidir en los cuidados diarios de los pies simplemente con hidratación y limpieza. Mantener siempre los pies limpios, pero ojo, revisar la temperatura del baño. Como hemos dicho antes, el paciente al disminuir la sensibilidad no siente si está muy caliente el agua. Si se mete en una bañera se puede quemar. Secar muy bien con los cuidados que hemos dicho antes para secar. No aplicar nunca lociones humectantes entre los dedos. Utilizar zapatos cómodos sin costuras. Si hay callos, esto es muy importante no cortarlos jamás, sí aplicar una crema que pueda reblandecer pero lo mejor es acudir a un podólogo. NO utilizar productos irritantes. Por supuesto no caminar descalzo y llevar un control de su diabetes. Para la higiene utilizar siempre jabones tipo grasos, que me van a ayudar a hidratar la piel; en el mercado hay algunas marcas comerciales que no contienen detergentes. Llevar una vida sana, y explorarse diariamente, y ante cualquier signo acudir a su médico. A su médico de atención primaria o dermatólogo.

Leer también:

Noticias Relacionadas