Mi Enfermedad

Principales avances en dermatología

Ricardo Ruíz Rodríguez
Dermatólogo
776
Martes 9 de Agosto del 2016

En la hiperhidrosis axilar (sudoración excesiva y patológica) se ha introducido en España el nuevo sistema Miradry, que consiste en la eliminación de la glándula del sudor mediante microondas. Con dos sesiones y con anestesia local se logra eliminar más del 90% de la sudoración de forma permanente. En un año se va a lanzar un aplicador para la hiperhidrosis palmar. Curiosamente este sistema también elimina la glándula sebácea, por lo que hace desaparecer el mal olor y mejora la calidad de vida de pacientes con bromhidrosis.

En vista del éxito del uso de los sistemas de microondas se están desarrollando dispositivos que usan microondas para eliminación de vello.

Para la eliminación de grasa sin cirugía acaba de lanzarse un aplicador Coolsculpting para eliminar la papada de forma no invasiva. Los resultados son buenos y la técnica es segura.

Cada vez hay más procesos que incorporan el láser para ayudar a que penetren determinados fármacos en la piel. Este año se han publicado diversos estudios demostrando la mejor penetración de anestésicos, corticoides, 5 FU, ácido ascórbico, toxina botulínica, PRP… También ha habido una proliferación de dispositivos caseros para que el propio paciente pueda tratar en casa el acné, las arrugas, las manchas, etc.

Por último, hay que destacar que el desarrollo tecnológico es exponencial y en los próximos 5 años se van a producir avances tecnológicos más profundos que en los últimos 50 años.

La Inteligencia Artificial empezará a ser utilizada de forma sistemática en la medicina. IBM ha desarrollado el proyecto Watson, donde potentes ordenadores “aprenden” de toda la bibliografía científica publicada para crear algoritmos más objetivos y eficaces que ayuden a los médicos a realizar un diagnóstico y a los pacientes a decidir el tratamiento más adecuado.

Un médico puede tener la experiencia de cientos de casos mientras que la inteligencia artificial nos mostrará la experiencia de millones de casos. Evidentemente el médico será quien deba usar esa potente tecnología, y nadie podrá sustituir al médico en cubrir la parte emocional del acto médico.

Noticias Relacionadas