Mi enfermedad

¿Qué tipos de cáncer de piel hay?

Redacción FPS
Comunicación
0
Míercoles 21 de Septiembre del 2016

¿Qué tipos de cáncer de piel hay?

Hay muchos tipos de cáncer de piel, pero más del 90% se pueden agrupar en cáncer cutáneo no melanoma y melanoma. 

1. Cáncer cutáneo no melanoma: engloba los 2 tipos más frecuentes que se conocen como carcinoma basocelular y carcinoma espinocelular.

Cada tipo de cáncer tiene un pronóstico diferente.

A su vez el cáncer de piel puede ser no invasivo (superficial) o invasivo. Esto viene determinado por la propia biología del tumor, que tiende a llegar a capas más profundas de la piel (más allá de la capa superficial que es la epidermis). 

1a. Carcinoma basocelular: es la forma más común de cáncer cutáneo invasivo y, afortunadamente, la de mejor pronóstico. Se trata de un tumor que suele crecer lentamente, tiene capacidad de invasión local (puede progresar alrededor de los vasos, nervios, músculo y hueso) pero excepcionalmente produce metástasis a distancia.

1b. Carcinoma epidermoide: en su forma más superficial, que son las queratosis actínicas, es la forma más frecuente de cáncer cutáneo. El carcinoma epidermoide invasivo puede prograsar en profundidad y superficie afectando a los tejidos vecinos y producir metástasis. Son especialmente agresivos los que se localizan en el labio o en la oreja y los que se desarrollan en pacientes inmunodeprimidos.

2. Melanoma: es el cáncer cutáneo más agresivo pero menos frecuente comparado con los 2 anteriores. Podemos considerar dos etapas en el desarrollo biológico del melanoma: a) etapa “in situ” en la cual el tumor afecta solo a la epidermis y b) etapa invasiva donde el tumos progresa en profundidad efectando a dermis. Si se diagnostica en fases precoces la curación es superior al 95% pero si el tumor ha crecido en profundidad, entonces existe mayor riesgo de metástasis.  

¿Cuáles son los principales factores de riesgo?

El principal factor de riesgo evitable para la mayoría de los cánceres de piel es una sobre- exposición a la radiación ultravioleta (ya sea natural-sol- o artificial-cabinas de bronceado-), inapropiada al tipo de piel.

Hay factores genéticos que no se pueden modificar, como son el tipo de piel (mayor o menor capacidad para broncearse), tendencia a desarrollar nevus-lunares-, y determinadas mutaciones genéticas que predisponen a padecer tumores, aún en ausencia de una exposición solar excesiva. Hay algunos factores de tipo químico como el arsénico , la nicotina o las breas que pueden provocar tumores cutáneos, no melanoma.

¿Por qué se produce el cáncer de piel?

Los tumores se desarrollan cuando se rompe el equilibrio que existe entre el daño producido y la capacidad de reparación. Existen diversos mecanismos de defensa, el más visible es el aumento de pigmento (bronceado) tras la exposición. Las personas que se broncean con facilidad tienen una buena maquinaria defensiva, no así las que apenas se broncean, que tienen más riesgo para desarrollar cáncer de piel.

Esto no quiere decir que las personas de piel oscura o que no se queman están libres de padecer cáncer de piel, pero sin duda el riesgo es menor. A nivel molecular, hay una compleja red de vías de reparación en respuesta al  daño que se produce en el ADN (genes).

Con el paso del tiempo toda esta maquinaria se vuelve menos eficaz; aparte la inmunidad (defensas) también se ve dismunída y por ello el cáncer de piel es más frecuente en mayores de 50 años.

No obstante, cada vez se diagnostican más casos en personas jóvenes por los hábitos poco saludables de exposición solar intensa en cortos periodos.

 

Noticias Relacionadas