Niños

Molusco contagioso

Cristina Serrano
Dermatóloga
1704
Lunes 7 de Marzo del 2016

El molusco contagioso (MC), es una infección producida por un virus que aunque es más frecuente en niños puede presentarse a cualquier edad. Normalmente se presenta como un granito blanquecino con el centro ligeramente deprimido, sin picor. Lo más importante es su alta contagiosidad,  al rascar las lesiones se puede transmitir y en pocos días aumentar en número por toda la superficie corporal.

¿Qué causa el MC?

El molusco contagioso (MC), es una infección producida por el virus conocido como “molluscum contagiosum”. aunque es más frecuente en niños puede presentarse a cualquier edad. Normalmente se presenta como un granito blanquecino con el centro ligeramente deprimido (papula umbilicada), sin picor. El virus se encuentra en el interior de esos granitos como unos gránulos agrupados muy pequeños blanquecinos. Cuando se rompe, se rasca, se traumatiza esta pápula quedan estos granitos blancos al descubierto, y es cuando el contagio es muy probable. Lo más frecuente es el contagio por:

– Contacto directo con la piel de una persona infectada

– Contacto con objetos contaminados cómo toallas, juguetes o ropa

– Contacto sexual .

¿Qué importancia tiene?

En realidad es un proceso infeccioso producido por un virus, totalmente benigno. La importancia de su diagnóstico y tratamiento radica en evitar posibles contagios posteriores, tanto en la misma persona como en personas de su entorno.

¿A quien afecta?

Puede afectar a cualquier persona a cualquier edad, pero suele ser más común en niños pequeños, encontrándonos en ocasiones verdaderas epidemias en grupos preescolares y escolares.

También se considera una enfermedad de transmisión sexual cuando aparece en zona genital.

¿Cómo se trata?

Nosotros recomendamos hacer tratamiento, a pesar de ser una infección viral, y por lo tanto benigna y autolimitada en el tiempo. Sin embargo, no sabemos cuánto tiempo va a tardar en desaparecer por sí sólo, y mientras tanto existe la posibilidad de contagio, que en determinadas personas, como en los niños atópicos suele ser muy frecuente y puede llegar a un número considerable de lesiones. Además, no debemos olvidar que también se pueden contagiar las personas del entorno.

¿Cómo prevenir el MC?

Lo más adecuado es hacer un tratamiento correcto para eliminar las fuentes de contagio. Además, las personas que lo tengan deben:

– Evitar manipular o rascar los granitos

– Mantener las zonas afectadas cubiertas cuándo sea posible

– Evitar compartir toallas y ropas

Noticias Relacionadas