Niños

Diagnosticar y tratar las enfermedades cutáneas más frecuentes en niños

Ángela Hernández Martín
Dermatóloga
1321
Jueves 17 de Marzo del 2016

1. Identificar las distintas formas de acné y valorar la intensidad de afectación son fundamentales para seleccionar el tratamiento más adecuado en cada paciente.

2. El tratamiento de la dermatitis atópica pasa por el empleo obligatorio de antiinflamatorios tópicos (corticoides e inmunosopresores) y, en casos seleccionados, medicamentos sistémicos.

3. La educación terapéutica es clave para conseguir la adherencia terapéutica y cambiar las actitudes tanto de los profesionales como de los pacientes ante la enfermedad.

4. Las lesiones urticariales en los niños son de causas diversas, por lo que la morfología y la persistencia de las lesiones es fundamental para llegar al diagnóstico correcto.

5. Las erupciones pustulosas neonatales son frecuentes y la mayoría de las veces transitorias y benignas. No obstante, la repetición de los brotes y la repercusión en el estado general del niño pueden sugerir otras patologías no autorresolutivas.

6. Los exantemas víricos son la causa más frecuente de rash cutáneo en la infancia y no suelen requerir estudios complementarios si los sabemos reconocer desde el punto de vista morfológico.

7. La alopecia areata focal tiende a la resolución espontánea y no requiere exploraciones complementarias salvo que haya sintomatología asociada.

8. La ecografía es cada vez más utilizada en las consultas de Pediatría y Dermatología. Ambas especialidades sienten un interés creciente por su uso y por aumentar su formación para utilizarla con eficiencia.

9. Las erupciones medicamentosas leves son las más frecuentes, pero identificar precozmente las graves salva vidas. Mucosas, signo de Nicolsky y afectación sistémica son claves para diferenciarlas.

10. Aunque no todas las manchas café con leche son neurofibromatosis tipo 1, la asociación de nevus anémicos y xantogranulomas juveniles son hallazgos de importante valor predictivo positivo para el diagnóstico de la enfermedad. La gran mayoría de los niños con neurofibromatosis tienen una buena calidad de vida, pero es importante hacer un seguimiento neurológico para detectar precozmente las potenciales complicaciones.

11. La derivación de los bebés con hemangiomas infantiles antes del primer mes de vida es determinante para el inicio precoz del tratamiento con propranolol oral en los casos en que sea necesario emplearlo. La intervención tardía puede conllevar la aparición de secuelas a largo plazo.

12. La genética y la dermatología avanzan simultáneamente y demuestran que la piel y los otros órganos del cuerpo están íntimamente relacionados.

Noticias Relacionadas