Niños

¡Ponte en su piel!

Redacción FPS
Comunicación
0
Míercoles 6 de Abril del 2016

Fuente: Dermactual AEDV por la Dra. Asunción Vicente.

La dermatología pediátrica presenta los tratamientos de los hemangiomas y de la dermatitis atópica.

Algunas novedades son fruto de laboriosos estudios de investigación clínica, pero otras, como la introducción de propranolol en el tratamiento del hemangioma infantil ha sido realmente un “descubrimiento” casual. Los hemangiomas infantiles son los tumores cutáneos más frecuentes, afectan a un 10 % de los lactantes y son consulta frecuente en dermatología pediátrica. La mayoría no necesitan tratamiento, pero algunos pacientes requieren ser tratados en caso de lesiones de gran tamaño, mala localización o posibles complicaciones.

Hasta hace el 2008, el tratamiento habitual de elección eran los corticoides orales a dosis elevadas (2.5-3.5 mg/kg/día) y durante 4-6 meses. En junio de 2008, Léauté-Labrèze y Col publican en N Engl J Med por primera vez, el éxito terapéutico con un fármaco poco habitual en el arsenal terapéutico de los dermatólogos como es el propranolol, un betabloqueante no selectivo. El sorprendente resultado terapéutico fue fruto de la casualidad. Los autores indican propanolol a dos pacientes con patología cardiaca afectados también de hemangiomas gigantes.

La mejoría espectacular de las lesiones cutáneas fue una observación sorprendente. Posteriormente se han publicado casos aislados y series cortas de lactantes tratados con propranolol a dosis de 2 mg/kg/día con resultados igualmente satisfactorios y sin efectos adversos relevantes. De todas formas, hay que destacar que se trata de estudios abiertos no estandarizados y que aún no se conocen la dosis ideal, la pauta terapéutica a seguir, ni los efectos adversos (sólo son conocidos el broncoespasmo, la hipoglicemia, la bradicardia y la hipotensión) y que la selección de pacientes debe ser cuidadosa, ya que no se dispone de estudios que comparen con corticoides.

En mi opinión, otros datos destacables son los que afectan a la dermatitis atópica, el motivo de consulta más frecuente en nuestro medio y son dos las novedades terapéuticas me gustaría resaltar: las pautas intermitentes con tacrolimus y el manejo de la infección por estafilococo aureus. Durante años, los pilares del tratamiento de la DA han sido los corticoides tópicos y en la última década se han sumando los inhibidores tópicos de la calcineurina.

Pero publicaciones de D Thaçi y Cols en British Journal of Dermatology de 2008 y de AS Paller en Pediatrics 2008, apoyan con ensayos clínicos que con el uso intermitente de dos o tres veces por semana de tacrolimus tópico en niños se pueden prevenir, retrasar y reducir el aparición de los brotes de DA.

Noticias Relacionadas