Nuevas Tecnologías

Teledermatología: ¿qué es? ¿Para qué sirve?

Guillermo Romero Aguilera
Dermatólogo
816
Jueves 11 de Febrero del 2016

Teledermatología: ¿qué es? ¿Para qué sirve?

Adentrándonos en el siglo XXI las tecnologías de la información van adquiriendo cada vez mayor importancia en todos los ámbitos, constituyendo un verdadero cambio de paradigma en salud.

Teledermatología (TD) es dermatología a distancia. Es decir la atención de pacientes a distancia utilizando telecomunicaciones e informática. Al ser una especialidad clínica donde la imagen es clave, la Dermatología es la especialidad clínica con mayor desarrollo en telemedicina en el primer mundo.

Si bien se puede usar video para que paciente y dermatólogo interaccionen en tiempo real a distancia, el método que tiene cada vez mayor uso por versatilidad y utilidad es la TD de almacenamiento, que utiliza foto fija digital. Generalmente desde atención primaria un sanitario (médico de familia o enfermera) remite datos clínicos e imágenes del problema de piel a consultar.

Esto permite al dermatólogo en un segundo tiempo elaborar un juicio clínico para diagnóstico y manejo, y de forma rápida remitir esta información a Primaria.

El objetivo es mejorar la calidad de la asistencia, no sustituir a la visita presencial. La TD de almacenamiento evita un 50% de visitas presenciales, mientras que el otro 50% deberá acudir a la consulta del dermatólogo para su adecuada atención. Los pacientes que se benefician de forma especial son aquellos con dificultad de acceso, ya sea por grandes distancias, falta de tiempo o discapacidad (pacientes ancianos, encamados, institucionalizados, …).

También aquellos en los que urge la atención, pues las respuestas en TD son rápidas entre pocas horas a 3-4 días, muy por debajo de la espera habitual para primeras consultas en el SNS. Así es muy útil en patología urgente por severidad del cuadro, como dermatosis extensas de curso agudo, o potencialmente graves, como el despistaje de melanoma o carcinoma epidermoide. En estos casos la TD permite priorizar, así como cribar patología banal que no precisa atención dermatológica preferente, tranquilizando al paciente y evitando gastos inútiles.

La TD tiene otros importantes valores como es la capacitación del médico de primaria en dermatología, por su valor docente, y la progresiva mejor coordinación entre niveles, primaria y especializada, que supone a largo plazo. La TD es una actividad sanitaria emergente, cada vez hay más centros, en más comunidades y países, y con un uso tanto rural como urbano. En España hay ya 69 centros hospitalarios que disponen de esta prestación sanitaria, es decir, un 25% de los centros dermatológicos en España realizan TD.

Tras informar de la técnica y pedir consentimiento es un sanitario el que recaba datos médicos y toma imágenes que deben ser remitidas, dentro de una plataforma sanitaria que asegure la confidencialidad. Por supuesto la respuesta debe darla siempre un dermatólogo experto pues es el único capacitado para tomar decisiones de calidad tras el análisis de la teleconsulta.

Noticias Relacionadas