Pelo

La moda 'no poo' y lavarse el pelo sin champú

Sergio Vañó Galván
Dermatólogo
1917
Míercoles 3 de Febrero del 2016

Han pasado ya unos años desde la fiebre del "champú de caballo", y vemos cómo en los últimos tiempos ha surgido otra nueva moda entre algunas celebrities: el NO-POO o la moda de lavarse el pelo sin usar champú. En su lugar, utilizan bicarbonato o vinagre. El motivo: que el champú daña el pelo, supuestamente. Veremos qué hay de cierto a nivel médico acerca de esta moda y si realmente tiene algún sentido.

¿QUÉ SIGNIFICA “NO POO”?

La tendencia “No-Poo” proviene de “no sham-poo”, y promueve el lavado de cabello tan solo con agua, sin ningún tipo de champú. La explicación, que el champú puede hipotéticamente dañar el cabello y producir que a la larga se pierda. De hecho, da muestras de este rechazo total al champú en el mismo nombre (“No-Poo”), ya que asemeja al champú con el término “Poo” que en inglés hace referencia a la palabra “caca”.

Los partidarios del No Poo apuntan a los disolventes (que refieren hacen la piel más vulnerable a infecciones), al alcohol, y, por supuesto, a los aceites minerales (procedentes del petróleo), a los que acusan de obstruir los folículos pilosos y debilitar el cabello. Frente a ellos, abogan por los ingredientes naturales, para conseguir un pelo más “sano” y con más brillo. Los seguidores más estrictos de esta tendencia se lavan el cabello simplemente con agua, sin utilizar ningún producto, y comentan que a pesar de pasar unos días con el pelo algo sucio, tras un tiempo la secreción grasa se regula y se consigue tener un pelo limpio y sano sin usar ningún químico. En los casos de pelo muy graso, sí aceptan el uso de bicarbonato disuelto en agua para aplicárselo sobre el cabello mojado y así “secar” el cabello. Comentan que incluso puede secar tanto que quizá aparezca “sequedad” sobre el cuero cabelludo. En este caso sí recomiendan el uso de “hidratantes naturales”, como el vinagre de sidra, a modo de acondicionador.

Una de las ventajas que defienden los partidarios del No-Poo es que el cabello, al no usar champús, disminuye su producción grasa y luce un aspecto más natural y más sano.

EVIDENCIAS MÉDICAS

Los champús son productos cosméticos que sirven para limpiar el cabello. Contienen diferentes compuestos químicos que permiten mejorar la cosmética capilar, y modificar la textura del pelo, pero en ningún caso consiguen penetrar a la raíz folicular, por lo que no es cierto que los champús deterioren el crecimiento del pelo o hagan que el pelo se caiga. Sí pueden sin embargo alterar el tallo piloso (porción visible del folículo piloso) si contienen productos químicos agresivos o un pH extremo. En general, se recomienda que un champú sea de pH neutro (entre 4,5 y 5,5) para que no dañe el tallo piloso y la piel del cuero cabelludo. Sorprende ver cómo en la tendencia No Poo abogan por el uso de bicarbonato (pH de 8) o de vinagre (pH muy ácido, menor de 3,5).

En cuanto a la secreción grasa, el champú no es el responsable de que una persona tenga el pelo graso. La secreción de grasa depende del estímulo hormonal de la glándula sebácea (por ello vemos el pelo graso a partir de la pubertad). Por tanto, el champú no es el principal determinante de que el pelo esté graso. De hecho, los dermatólogos recomendamos utilizar champú frecuentemente precisamente para limpiar el cabello de la grasa que producen las glándulas sebáceas. Y la limpieza del exceso de grasa no debe verse solamente como un tema estético, ya que como dice mi colega la Dra. Conejo-Mir: “Esta grasa o sebo debe eliminarse periódicamente por razones que van más allá de lo meramente estético, ya que supone una importante fuente de microorganismos que pueden favorecer las infecciones”.

¿CÓMO DEBE SER EL CHAMPÚ IDEAL?

Sí es cierto que algunos productos químicos pueden deteriorar el tallo piloso, dañar el cuero cabelludo o incluso producir una alergia cutánea. Estos productos son el alcohol, algunos conservantes (el más conocido es el “kathon”) o las fragancias. El champú ideal debería evitar estas sustancias. Lo recomendable es utilizar un champú suave, el llamado “champú neutro” (con pH neutro). Y la frecuencia del lavado, es algo personal, en función del nivel de grasa de su cabello. Pero no existe ningún problema en lavar el cabello con champú a diario.

CONCLUSIONES MÉDICAS

En conclusión, podríamos resumir los siguientes puntos acerca de la nueva tendencia No-Poo basándonos en el conocimiento médico actual:

1.         La utilización de champú al lavarse el pelo no daña el cabello y a la larga no deteriora el crecimiento del folículo piloso. El champú ideal es un champú neutro, libre de alcohol, fragancias y de algunos conservantes.

2.         Lavarse el pelo sin champú, sólo con agua, no produce a la larga una mejora en la grasa del pelo.

3.         A nivel dermatológico, el uso de champús tiene una doble función: limpieza del cabello y tratamiento de los problemas del cuero cabelludo como la caspa. Ni mejoran ni empeoran la alopecia. Lavarse el pelo frecuentemente con champú no hace que se caiga más el cabello.

4.         La moda No-Poo (lavarse el pelo sólo con agua, bicarbonato y vinagre) no sólo NO es una alternativa más sana que el champú, sino que puede producir irritaciones del cuero cabelludo, e incluso favorecer el desarrollo de infecciones.

5.         Por tanto, NO EXISTE NINGUNA EVIDENCIA MÉDICA PARA LA MODA “NO-POO”, y los pacientes pueden estar tranquilos al lavar diariamente sus cabellos con champú.

Noticias Relacionadas