Pelo

Lo que siempre quisiste saber sobre el trasplante capilar

Sergio Vañó Galván
Dermatólogo
1917
Míercoles 3 de Febrero del 2016

El trasplante capilar con microinjertos foliculares es la técnica de elección para el tratamiento quirúrgico de la alopecia. Se trata de una intervención médicamente muy segura y que produce un resultado totalmente natural, gracias a que los folículos se implantan individualmente ("pelo a pelo"). A continuación os detallo una descripción acerca del concepto y tipos de trasplante capilar.

La alopecia (calvicie) es una de las enfermedades más frecuentes en Dermatología, afectando a un 50% de los hombres y a un 25% de las mujeres a lo largo de su vida. Es fundamental realizar un correcto diagnóstico para seleccionar el mejor tratamiento, ya que existen más de 100 tipos diferentes de alopecia.

En el curso natural de algunas formas de alopecia se produce una importante pérdida de densidad que requiere, además del tratamiento médico, un tratamiento quirúrgico para obtener un resultado óptimo. La intervención quirúrgica necesaria se denomina “trasplante capilar”. Se trata de una técnica que ha mejorado de forma dramática en los últimos años, y actualmente se considera una intervención totalmente segura y que produce unos resultados óptimos. Algunos pacientes tienen una idea alejada de la realidad acerca de la seguridad y resultado final de la técnica, creyendo que es un procedimiento de riesgo y que el resultado no es natural. Gracias a la técnica de los microinjertos, el trasplante capilar se ha convertido en una alternativa terapéutica totalmente segura y con un resultado estético final óptimo, de máxima naturalidad.

¿En qué consiste el trasplante capilar?

La técnica se basa en el principio de recolocar el cabello desde una zona del cuero cabelludo que no sufre el proceso de calvicie (zona donante), hacia el área donde se está perdiendo (zona receptora). Una vez realizado el procedimiento, el cabello trasplantado mantendrá las mismas características de su localización original, o sea, no sigue el proceso de calvicie y no se pierde. El trasplante capilar se basa en que los folículos pilosos de la zona de la nuca son genéticamente resistentes a la calvicie (por eso la alopecia no suele afectar a esa zona). El trasplante por tanto se realiza con los folículos de un mismo paciente, quitándolos de la zona donde “sobra” y poniéndolos en la zona donde “faltan”.

Del antiguo trasplante “en pelo de muñeca” al moderno y eficaz microtrasplante folicular

Antiguamente, el trasplante capilar se realizaba mediante “injertos”, es decir, grupos de unos 50 folículos pilosos que se trasplantaban a la zona de calvicie. Era una técnica más rápida, pero como el tamaño de los injertos era muy grande, el aspecto final del paciente no era el ideal, teniendo el aspecto conocido como “en pelo de muñeca”.

La técnica ha ido avanzando y hoy en día se ha comprobado que el procedimiento idóneo es el microtrasplante folicular, realizando “microinjertos”. Mediante esta técnica, se implantan folículos individuales, uno a uno, siendo una intervención muy laboriosa, pero que permite obtener al paciente un resultado totalmente natural.

Existen 2 técnicas de realización de los microinjertos:

1) TÉCNICA FUSS (TÉCNICA DE LA TIRA): consiste en la extracción quirúrgica de una tira de la región de la nuca, de aproximadamente 1 cm de ancho y unos 10-20 de largo. Esta zona inmediatamente se sutura, siendo a las pocas semanas prácticamente imperceptible la cicatriz, que queda oculta con el resto de cabello. Los folículos de esa tira de piel se separan uno a uno mediante unos microscopios. Posteriormente esos folículos individuales se implantan en la zona receptora de calvicie que interese, habitualmente en la zona superior y de las entradas. Esta técnica es la que consigue obtener un mayor número de folículos para trasplantar, y es la habitualmente utilizada en varones con alopecias extensas y en mujeres, ya que no es necesario rapar el pelo.

2) TÉCNICA FUE (FOLLICULAR UNIT EXTRACION): se diferencia de la anterior en la forma de extracción de los folículos, que se realiza de forma individual mediante un bisturí circular en lugar de haciendo una tira. La forma de implantar los cabellos es idéntica a la técnica de la tira (“pelo a pelo”, para obtener un resultado totalmente natural). Esta técnica suele utilizarse sobre todo en varones que lleven el cabello muy corto o rapado. La técnica FUE puede optimizarse utilizando diferentes dispositivos tecnológicos, como el sistema SAFER o el robot ARTAS.

¿En qué consiste la técnica quirúrgica?

El trasplante capilar es un procedimiento laborioso en el que intervienen unos 9-10 profesionales (2-3 médicos, 5-6 técnicos y 1-2 enfermeras). Para conseguir separar todos los folículos individualmente, es necesario un trabajo coordinado en equipo durante varias horas (habitualmente la cirugía dura unas 5-7 horas). No obstante, a nivel médico, se trata de una intervención totalmente segura, que se realiza en régimen ambulatorio (el paciente no ingresa), y mediante anestesia local. El paciente está consciente en todo momento, ya que la intervención no requiere anestesia general. El riesgo de complicaciones médicas durante la cirugía es mínimo.

Respecto a los pasos de la intervención, diferenciamos 3 principalmente:

1) Extracción de folículos de la zona donante: se extrae el cabello necesario de la zona de la nuca, ya sea mediante una tira (técnica FUSS) o mediante la técnica FUE.

2) Separación uno u uno y preparación de los folículos pilosos: en la técnica FUSS, los folículos se separan minuciosamente mediante microscopios, mientras que en la técnica FUE los folículos ya están separados y sólo hay que prepararlos para su implante.

3) Implante de los folículos en la zona de calvicie: los cabellos extraídos de la nuca se implantan uno a uno en la zona de calvicie, mediante pequeños micro-orificios menores de 1 mm realizados con un diseño determinado para dar un aspecto totalmente natural.

Cuidados post-quirúrgicos

El trasplante capilar es una cirugía mínimamente invasiva, por lo que el paciente no se queda ingresado. Tras la intervención, es necesario tomar medicación antiinflamatoria y antibiótica unos días, y que el paciente realice reposo relativo. A la semana de la intervención el paciente ya se puede reincorporar a su vida socio-laboral. El cuidado de los folículos trasplantados es sencillo: evitar la fricción los primeros días y lavar el cabello de forma meticulosa. Es habitual que los primeros días se formen pequeñas costras en los folículos trasplantados. A los 12-14 días se retiran los puntos de la zona donante (técnica FUSS). La cicatriz de la tira queda cubierta por el pelo circundante y en unas semanas se hará prácticamente imperceptible, haciendo muy difícil que alguien reconozca que el paciente ha sido operado.

El resultado cosmético final se alcanza a los 9-12 meses tras la intervención. Ello es debido a que los folículos trasplantados tardan un tiempo en volver a crecer debido al estrés de la cirugía. No obstante, una vez que trasplantamos los folículos a la zona de calvicie, éstos ya nunca se caen. Sin embargo, el resto de cabellos puede seguir el curso de la alopecia, por lo que es imprescindible realizar un correcto tratamiento y seguimiento médico para optimizar los resultados del trasplante. En la mayoría de ocasiones, con un sólo trasplante capilar se obtienen resultados excelentes, pero habrá pacientes con alopecia avanzada que requieran más de un trasplante capilar.

Importancia del equipo quirúrgico

El trasplante capilar es una técnica realizada por un equipo multidisciplinar compuesto por dermatólogos-tricólogos, técnicos capilares y enfermeras. Por ello, es fundamental contar con un equipo coordinado y de la máxima calidad.

Una decisión acertada

En conclusión, podemos decir que el trasplante capilar es una técnica idónea para conseguir aumentar la densidad capilar en las zonas de calvicie. Se trata de una intervención quirúrgica que debe ser realizada por personal médico debidamente entrenado. Es fundamental un adecuado diagnóstico dermatológico de la alopecia para seleccionar de forma correcta los pacientes a intervenir. La experiencia de los pacientes intervenidos de trasplante capilar nos dice que hoy en día se trata de un procedimiento que produce un elevadísimo índice de satisfacción en los pacientes.

Noticias Relacionadas