Piel Sana

El valor de la experiencia

Miguel Aizpún Ponzán
Dermatólogo
207
Lunes 29 de Mayo del 2017

En el reciente Congreso Nacional de Dermatología AEDV 2017, se ha vuelto a rendir un merecido homenaje a los dermatólogos que, por razón de su edad, se jubilaban en la red pública sanitaria.

En ese acto entrañable, se ha puesto de relieve el valor de la experiencia, porque las dilatadas trayectorias profesionales de los homenajeados constituyen un magnífico patrimonio que todos los dermatólogos estamos obligados a aprovechar.

La sabiduría romana confió a sus mayores las decisiones transcendentales para la defensa y expansión de su Imperio.

Esas experimentadas directrices fueron combinadas con el empuje de los jóvenes generales en los campos de batalla. Y la  simbiosis de ambos planteamientos constituyó la plataforma del éxito.

La especialidad dermatológica tiene abiertos hoy muchos frentes (por fortuna, incruentos), a nivel nacional e internacional.

Y haremos bien en volver a tener a la Historia como maestra de la vida. Porque, en una época de sacralización de la tecnología, no debemos olvidar que las máquinas son una creación del ser humano.

Y que jamás la profundidad de un ojo clínico, perfeccionado por muchos años de experiencia, podrá ser alcanzada, en todos sus matices, por un recurso tecnológico.

El joven dermatólogo avanzará mucho si se muestra receptivo a la experiencia del veterano.

Y este enriquecerá su experiencia si es capaz de incorporar las nuevas tecnologías y de colaborar activamente con  el empuje de quien inicia su ejercicio profesional.

La combinación  de ambos valores tendrá como grandes beneficiarios a sus pacientes.

Noticias Relacionadas