Prevención

No todos los fotoprotectores son iguales

Aurora Guerra-Tapia
Dermatóloga
254
Lunes 4 de Abril del 2016

¿Que busca en un buen fotoprotector?

Un buen fotoprotector tiene que cumplir unas reglas básicas mínimas: debe tener una demostrada eficacia fotoprotectora, debe proteger frente a radiación ultravioleta A y B, debe asegurar un nivel de fotoprotección alto y ha de ser fotoestable. Además, y para conseguir constancia en el uso, ha de tener unas agradables cualidades cosméticas.

¿Cómo sabe el usuario si un fotoprotector es tan eficaz como promete?

Eso lo garantiza una buena marca que esté avalada por una solvencia científica probada. Todos los dermatólogos sabemos en quién podemos confiar, y nuestro paciente, confía en nosotros y nuestra recomendación.

¿Es importante que un fotoprotector sea equilibrado frente a radiación A y B?

Es evidente que si. La radiación ultravioleta A y B provocan daños indiscutibles en la piel. La recomendación europea COLIPA aboga porque los filtros frente a los UVA y UVB sean equilibrados. Esto quiere decir que el ratio SPF/PPD ha de ser menor o igual que 3.

¿Debe de ser fotoestable un fotoprotector?

Un buen fotoprotector ha de protegerte en todo momento, no solo en los primeros minutos después de la aplicación. Por eso la protección UVA/UVB ha de mantenerse durante el máximo tiempo de exposición al sol, y eso ocurre si es fotoestable.

¿Es necesario que se incluya la PPD en el envase?

La PPD indica el índice de protección frente los rayos UVA, que participan en la génesis del cáncer cutáneo. Es importante que el usuario sepa si tiene o no esa protección.

Fuente: Dermactual AEDV. 

Noticias Relacionadas