Prevención

Fotoprotección sin fotoprotectores ¿es posible?

Julián Conejo-Mir Sánchez
Dermatólogo
448
Viernes 12 de Agosto del 2016

No hace falta llevar un fotoprotector para ir bien protegido durante todo el verano.

El hecho de que el 39% de los usuarios de cremas antisolares sufran quemaduras solares (el mal uso de ellas es algo muy habitual), o el de que muchas personas no las utilicen debido a problemas de alergia (más del 50% de los fotoprotectores tópicos contienen Octyl methoxycinnamato y butyl methoxydibenzoylmethano, una sustancia que puede provocar alergias en la piel justifican:

La búsqueda de estrategias nuevas en fotoprotección que estamos viviendo y que busca fórmulas más allá de las cremas de uso tópico.

La nueva “protección solar” abarca un abanico de estrategias que van desde inducir un cambio en el habito horario de exposición al sol a las recomendaciones del uso adecuado de ropa,  gafas de sol,  sombrillas y aprovechamiento de las sombras de árboles.

1. Cambio de hábito en el horario de tomar sol.- Muchas campañas se han basado en que la mejor forma de fotoprotección era cambiar el habito de la exposición, evitándolo de las 3 a las 5 de la tarde, hora solar. Sin embargo, basta ir cualquier día a la playa para darse cuenta que no han tenido, hoy por hoy, ningún éxito.

2. Ropa anti-solar.- El mensaje de “use ropa adecuada” parece que será el protagonista de casi todas las campañas venideras del siglo XXI.  La ropa constituye una buena protección frente al sol.

Se han realizado múltiples estudios para analizar cuál es la ropa más adecuada, dependiendo la eficacia de su porosidad, peso, espesor y color. Curiosamente, la prenda de mayor índice de protección solar el vaquero Levi´s 501; por el contrario, un tercio de las camisetas de algodón de verano protegen menos que una crema antisolar de factor 15, y si están húmedas o mojadas, aún menos.

Del mismo modo que las siglas SPF se utilizan para valorar el rango de fotoprotección de una crema, en el caso de la ropa se utilizan las siglas UPF. Desde 1996 existe en Australia y Nueva Zelanda una homologación para ropa antisolar, según su normativa AS/NZS 4399, así como para gafas de sol (AS1067). Y en estos países, así como en Estados Unidos ya es obligatorio que las etiquetas de las prendas de vestir lleven información sobre su UPF. Se prevé que en Europa se comiencen a ver a partir el próximo año.

Sin embargo, ya en un estudio muy reciente realizado en Bélgica, Francia, Italia y Alemania, se observó que la ropa nunca tuvo papel protagonista en niños, ya que solo el 8% usaban camiseta y pantalones, mientras que mas del 50% preferían cremas antisolares. Otro estudio revelaba que solo el 11.5% de los niños usaban camiseta, el 26.6% pantalones, el 8.6% sombreros y el 14.4% sombrillas; las niñas realizaban una mejor protección con ropa en cabeza y tronco, y los niños en las piernas.

La población no es consciente además de que la ropa no es una barrera que filtre cualquier radicación del exterior.

Por poner algún ejemplo, unas medias de nylon equivalen a un SPF 2, una camiseta de algodón equivaldría a un SPF 15.  El tono de la ropa es fundamental, los colores oscuros filtran mejor el sol (hasta un 30%), mientras que los más claros filtrarían entre un 5 y un 12%.

La ropa húmeda también pierde poder de filtración y se sabe que las prendas más viejas también protegen menos.

La lana y el poliéster son las prendas con mayor índice UPF, por otro lado, la seda, el algodón y los acrílicos, las que menor UPF tienen.

3. Bajo la sombrilla.- La protección solar con sombrillas es rara, a pesar de que sean tan escandalosamente visibles en nuestras playas. Sólo la usan del 10-14% de los niños y adultos. Su explicación es fácil: en una sombrilla de tamaño normal caben holgadas sólo dos personas.

4. Utilización de la arboleda.- Ha despertado últimamente gran interés. Se ha comprobado que su protección es mayor que la sombrilla, llegándose a una gran filtración si la arboleda es muy frondosa. Se aconseja en grandes ciudades donde sus habitantes tienen hábito de tomar sol, pasear o hacer deporte en los parques. No obstante, su factor de protección (siempre superior a 10) varía mucho dependiendo de la latitud geográfica, ya que condiciona mucho el tamaño de la sombra.

5. Utilización de las gafas de sol.- El incremento de la cifra de cataratas en personas jóvenes es alarmante, siendo el factor más importante para su desarrollo la radiación UV.

FALSA PROTECCIÓN

- Paseando por la orilla del mar, con camiseta, sombrero y gafas de sol, te puedes quemar. El agua refleja, e incrementa, los rayos solares, que indicen directamente sobre tu rostro. En caso de que pasees por la arena, ésta también refleja un 30% de las radiaciones que indicen sobre ella.

- Dentro del agua, y hasta un metro por debajo, se reciben el 100% de las radiaciones solares.

- Los cristales de los coches tampoco cumplen con ninguna función barrera. Por un cristal convencional pasan el 60% de las radiaciones solares. En el caso de los cristales tintados, se puede obtener el equivalente a un SPF 70.

- El césped, y más si está húmedo, es un gran reflectante, que devuelve directamente sobre tu piel el 20% de las radiaciones.

Y EN UN FUTURO…

La fotoprotección biológica, se trata de una vía de fotoprotección que no combate el sol ni bloquea sus rayos, sino que evita el efecto cancerígeno que la radiación posee. La clave está en la endonucleasa 4, una enzima altamente protectora. MSH son unas siglas que también se escucharan con asiduidad. Se trata de una hormona estimulante de los melanocitos que se tomará por vía oral y protegerá desde el interior.

También observaremos en las playas, personas con tejidos transparentes, tratados artificialmente mediante absorbentes de UV gracias a la incorporación de nuevas moléculas, resinas y blanqueadores fluorescentes.

Noticias Relacionadas