Prevención

La dieta basura y el estrés afectan a nuestra piel

Julián Conejo-Mir Sánchez
Dermatólogo
448
Viernes 9 de Septiembre del 2016

Dieta basura

La dieta basura, tan habitual en los jóvenes, produce importantes cambios en nuestro organismo. Aunque saciante, no aporta las vitaminas y nutrientes que el organismo necesita para funcionar correctamente.

La comida que se sirve en los establecimientos rápidos suele ser demasiado grasa e indigesta. El aceite con el que se cocina se usa muchas veces y no es sano, en los rebozados hay de todo menos pan y huevo, y las ensaladas se acompañan con salsas ricas en grasas. De nada sirve comer pollo y una ensalada: el cóctel de colesterol y calorías está asegurado.

La dieta rica en grasas saturadas e hipercalóricas produce una alteración en el metabolismo lipídico que afecta a la grasa de la piel, empeorando sobre todo el acné, la dermatitis seborreica y, por mecanismos inflamatorios, la psoriasis.

Estrés

  • El estrés continuado altera considerablemente a la piel, envejeciéndola. Y esto se debe a que la piel y el sistema nervioso guardan una conexion embriológica en la vida adulta, con elevación de ciertas hormonas en los casos de estrés.
  • El estrés afecta el sueño y esto hace que la piel pierda lozanía y aparezcan ojeras.
  • Contribuye a que salgan manchas en la piel porque la hace más vulnerable al medio ambiente
  • Aparece acné en la cara y en el tronco.
  • Causa arrugas, ya que contribuye a la micro-inflamación de la piel, la irrita y la hace más vulnerable al sol y otros agresores. Con el tiempo la piel pierde colágeno y se forman arrugas y líneas de expresión.
  • Caída de pelo. El estrés contribuye a la perdida del cabello y se cree que a la aparición temprana de canas.
  • Puede agravar dermatitis atopica, psoriasis, liquen, rosácea (cuperosis), etc.
  • Algunas personas se comen las uñas al tener estrés.

Conclusiones

Hoy existen tratamientos antienvejecimiento muy efectivos. La mayoría de los cambios producidos en la piel por el sol, tabaco, alcohol, drogas o estrés pueden mejorarse con tratamientos locales, sistémicos, laser y cirugía.

Sin embargo, no siempre se puede resolver una piel envejecida. No es tan fácil quitar cinco o 10 años a una persona. Lo mejor es prevenir.

Noticias Relacionadas