Prevención

La piel en la oficina

Agustín Viera Ramírez
Dermatólogo
1194
Míercoles 5 de Octubre del 2016

Pasar demasiadas horas en la oficina no es bueno, y tampoco lo es para tu piel.

Aquí tienes diez consejos prácticos para luchar contra la sequedad e irritación del aire acondicionado y la falta de humedad de los lugares cerrados. 

  1. Busca una correcta hidratación de la  piel. El aire acondicionado disminuye la temperatura extrayendo humedad del ambiente, creando un microclima seco y frío. El intento de equilibrar la temperatura y humedad de nuestro organismo ocasiona una pérdida de líquido y deshidratación de la piel.
     
  2. Sé especialmente constante con las áreas de piel expuestas: cara, cuello, escote y extremidades. Conseguir una piel correctamente hidratada le aporta luminosidad, elasticidad y mejor aspecto; no es sólo una cuestión estética, previene la aparición de infecciones y eczemas.  
     
  3. Hazlo dos veces al día. Todas las pieles, incluso las grasas precisan ser  hidratadas. Cada tipo de piel necesita, según sus características, un hidratante específico.
     
  4. Previo a la hidratación facial usa limpiadores suaves que se caractericen por un pH no alcalino y su alta tolerancia.
     
  5. Hidrata tu piel también desde el interior. Tu piel necesita la ingesta diaria de 2-3 litros de agua al día, una dieta equilibrada en frutas y verduras, que aporta abundante agua y antioxidantes y evitar el consumo de tabaco y estimulantes.
     
  6. Los hidratantes para pieles grasas no deben aportar aceites y deben estar compuestos por sustancias no comedogénicas, incorporando agua y propielinglicol como base hidratante.  
     
  7. La piel expuesta sensible, en entornos  con aire acondicionado/climatizador, notará además de sequedad, picor y enrojecimiento. Evita cosméticos con sustancias que favorezcan la renovación celular y utiliza aquellos que contengan sustancias calmantes.
     
  8. La piel expuesta seca no deben usar productos con alcohol o propielinglicol. Se utilizan fórmulas que aporten agua, aceites vegetales como el ácido linoléico y ceramidas, así como distintas concentraciones de vaselina o lanolina.
     
  9. Se deben, además, controlar los múltiples contaminantes que agreden a la piel y que se pueden encontrarse en entornos laborales  con aire acondicionado/climatizador: agentes químicos (formaldehido, compuestos orgánicos volátiles, polvo, fibras, dióxido de carbono…), agentes biológicos (bacterias, hongos esporas, toxinas, ácaros…), y agentes físicos (humedad relativa, ventilación, ambiente térmico…).
     
  10. Indicadores óptimos en  entornos laborales con aire acondicionado/climatizador serían: humedad relativa entre 40% y 60%, temperatura operativa del aire  en invierno 22ºC±2ºC y en verano 24,5%±1,5ºC, temperatura del  suelo entre 19º y 26ºC, concentración de CO² inferior a 1.000ppm, suministro de airea superior a 30m³/hora/persona que debe triplicarse en caso de que haya fumadores, velocidad media del aire inferior a 0,15m/sg en invierno y 0,25m/sg en verano.

Noticias Relacionadas