Prevención

La quemadura solar más elevada la presentan los adolescentes

Magdalena de Troya Martín
Dermatóloga
1095
Míercoles 7 de Septiembre del 2016

Las dermatólogas Mª Victoria de Gálvez Aranda y Magdalena de Troya Martín dialogan dando “Consejos para proteger la piel del sol”.

Tienen esa tendencia de ir justo en las horas centrales del día, de quemarse ¿qué podríamos hacer?

Magdalena de Troya:

Los adolescentes son una de las máximas preocupaciones de los padres y de la sociedad en general por los riesgos en los cuales suelen incurrir. En estudios que se han realizado en todo el mundo y nosotros desde el marco de la Costa del Sol, en las campañas de Fotoprotección ha sido un objeto de estudio los hábitos de Fotoprotección de diferentes sectores de la sociedad y las tasas de quemaduras solares.

Y efectivamente, nos hemos dado cuenta de que las tasas de quemadura solar más elevadas que van asociadas a las peores conductas de fotoprotección la presentan los adolescentes, además lo cual no está relacionado con el nivel de conocimiento que tienen porque desgraciadamente tienen un nivel de conocimiento en relación a los riesgos que tiene el sol y a los métodos que puedan utilizar de protección solar y sin embargo el problema está en las actitudes.

Tienen unas actitudes riesgosas, quieren exponerse precisamente de forma voluntaria al sol y no le importa correr los riesgos de una quemadura solar para alcanzar un bronceado puesto que el bronceado es un canon estético de belleza y piensan que eso va a traer consigo un beneficio social, que a lo mejor incluso lo trae, que para ellos en ese corto plazo les merece la pena; y que sin embargo, lógicamente un adolescente no está pensando en el largo plazo de la repercusión que pueda tener una quemadura solar en su vida.

Si esto se asocia a la pérdida del control parental que los padres normalmente protegemos hoy en día protegiendo bastante a los más pequeñitos pues la consecuencia inmediata es la experiencia de la quemadura solar.

Las tasas de la quemadura solar en los adolescentes, superan el 80% y más del 30% tienen 3 o más quemaduras solares en el último verano.

Entonces, estamos en una situación rabiosamente preocupante. Y desde luego hay que ir mejorando la educación en Fotoprotección.

María Victoria de Gálvez:

Es curioso, que muchas veces por ejemplo antiguamente la gente iba al sol, se bronceaba con la moda y se quemaban. Luego, empezaron a ponerse fotoprotectores. Ahora se ha visto la incidencia, la subida de las curvas y la incidencia en el cáncer de piel. Sin embargo, ahora mismo se sabe que existen esos efectos perjudiciales y la gente quiere seguir poniéndose morena…

Magdalena de Troya:

Sí, porque lo que está claro que lo que motiva las conductas no son los conocimientos son las actitudes y las motivaciones sobre todo intrísecas, también extrínsecas, que puedan tener las personas. Aunque esas motivaciones se separen de lo que serían hábitos de vida saludable. De ahí la importancia que tiene la educación social y la educación que empieza desde la infancia.

María Victoria de Gálvez:

Bueno, tiene que empezar desde la infancia para que el adolescente conozca los riesgos. Magdalena, cuéntanos los logros que has conseguido con la difusión de estos hábitos saludables y promoción de la salud, así como la implantación de la Fotoprotección en los colegios que a mí me parecen impresionantes.

Magdalena de Troya:

Dentro de la campaña de Fotoprotección desde la Costa del Sol, uno de los elementos que además hemos intentado inspirarnos a la hora del diseño en las grandes campañas internacionales como la australiana “SunSmart”, en la cual hay diferentes líneas estratégicas de actuación. Uno de los aspectos claves desde el principio ha sido la educación en el ámbito escolar de manera que pusimos en marcha un proyecto de Fotoprotección Escolar que ha tenido unos resultados bastante esperanzadores.

En primer lugar, hemos puesto en marcha un programa de formación dirigido a profesorado y a disposición de los mismos tener una serie de recursos educativos y didácticos para poderlo llevar a los diferentes centros escolares. La verdad que la acogida ha sido muy importante, de manera que no solo centros de educación infantil y primaria como pensábamos en un principio sino también centros de secundaria y de bachillerato han acogido el programa de Fotoprotección de manera muy positiva.

Tan positiva qué, esto nos ha llevado a realizar un planteamiento a nivel de comunidad autónoma andaluza y se ha conseguido un hito muy importante, en el año 2015 por fin se introdujo la educación en Fotoprotección dentro de los planes y programas educativos en salud, dos en concreto que son los que hay vigentes en el momento actual, educación infantil y primaria que se llama “Creciendo en Salud”,  y los de educación secundaria y bachillerato  que son forma joven.

Antes no tenían incluida la Fotoprotección sí tenían otros hábitos de forma saludable como podía ser la higiene dental y ahora sí la tiene. Con lo cual sí creo que es un hito importante y que el día de mañana en los próximos años podamos ver la repercusión positiva en salud que va a tener para nuestros niños.

María Victoria de Gálvez:

La verdad es que lo piensas y es impresionante que hasta el año pasado no estuviera implantada la Fotoprotección en el sistema educativo. Llevamos viviendo toda la vida al sol, somos una sociedad actual con conocimientos, llevamos muchos años trabajando y estudiando; mucha gente aquí con mucho sentido común y cómo estando viviendo del sol pero también del turismo no estuviera integrado en el currículum.

Magdalena de Troya:

Yo pienso que precisamente, por ser un país eminentemente con una cultura de turismo de sol y de playa pues probablemente seamos más tolerantes a la fotoexposición. Y no veamos tanta la necesidad de protegernos del sol, sin embargo la necesidad es la misma o más que puedan tener en el resto de países del mundo, en los cuáles es cierto que puedan tener poblaciones que presenten personas con pieles más frágiles pero que también menor fotoexposición.

En España, se ha visto que la incidencia de cáncer de piel se ha triplicado en el curso de las últimas décadas con especial incidencia sobre todo en los grupos de población más joven como consecuencia de esta cultura del bronceado y fotoexposición. El currículum escolar sin lugar a dudas un elemento clave para que los pequeños desde la infancia más precoz adquieran no sólo los conocimientos sino también las actitudes y los valores necesarios como para que pongan en marcha conductas responsables de fotoprotección.

Pero hay algo, más allá en ámbito escolar. Los propios centros escolares son lugares de alta fotoexposición, si pensamos por ejemplo en los patios de los colegios desprovistos en Andalucía de espacios de sombra  en la mayor parte de ellos, y si pensamos incluso que no hay unas normas adecuadas de protección solar para toda la comunidad educativa, nos podemos encontrar si bien esos son los riesgos también hay muchas oportunidades y hacemos incidencia sobre esos espacios de sombra en los patios de los coles.

María Victoria de Gálvez:

Lo que pasa que yo creo que aquí necesitamos ayuda, los dermatólogos necesitamos ayuda porque a nosotros ya nos llegan con los problemas y los vemos venir. Pero realmente en los colegios, como tú dices; ya como madre quiero que mi hijo vaya a un colegio que tenga sombra…¿y ahora qué hacemos? ¿A quién recurrimos?

Magdalena de Troya:

Uno de los aspectos que se han visto en unos de los lugares de referencia que es más motivador es la implantación de un sistema de incentivación de los centros escolares, para que se comprometan desde arriba, desde las propias direcciones de los centros a implementar políticas adecuadas de Fotoprotección tanto para tener espacios de sombra en los centros como tener puesta en marcha protocolos de Fotoprotección que permitan que el alumnado salga al patio con gorras, con gafas de sol y que los profesores además tengan que ser modelo de comportamiento.

En Australia, esta campaña es líder y en la que nos apoyamos haciendo referencia una y otra vez; puso en marcha un distintivo de Fotoprotección que se llama “SunSmart School” y copiando ese distintivo de Fotoprotección en Andalucía, el año pasado pusimos en marcha también, el primer distintivo que se llama “Distintivo S@ludable”.

Entonces esperamos que en los próximos años, además de que se haya incluido en el currículum escolar y además la incentivación a través del distintivo Soludable; pues sea un cambio importante para nuestros niños, y que no tengamos más cáncer de piel el día de mañana.   

María Victoria de Gálvez:

Es que es fundamental, sabemos que se puede prevenir el 80% del cáncer de piel, a ver si con estas medidas lo conseguimos.

Artículos relacionados con estos consejos:

¿Qué significa tener una Fotoprotección de 30?

No todos los sombreros ni gafas de sol protegen de la misma manera

Además de las sombrillas, la ropa de baño es fundamental para protegernos del sol

Consejos para proteger la piel del sol

¿A qué nivel protegen del sol los antioxidantes naturales?

Noticias Relacionadas