Definiciones

Aftas recurrentes: ¿Qué se puede hacer?

Autora: Maite Gutiérrez Salmerón

La aftosis oral es una patología frecuente, que cursa con la aparición aguda de lesiones ulceradas en mucosa bucal, caracterizadas por ser dolorosas, de duración variable, entre días y semanas, recurrentes la mayoría de las veces.

Su etiología es desconocida, pero sí se conocen algunos factores implicados en su aparición como la predisposición genética, déficits nutricionales, infecciones, cambios hormonales e inmunodeficiencias, que siempre deben ser investigados en las formas graves y recurrentes.

La presentación clínica se da bajo tres formas:

  1. Aftas minor: aquí se ubican las pequeñas ulceritas que aparecen muy de vez en cuando en un número de una o dos y con un tamaño inferior a un centímetro de diámetro.
  2. Aftas major: cuando hay varias aftas, de 2, 3 o 4 centímetros, que ocupan más de un tercio de la cavidad bucal o incluso la mitad de ella. 
  3. Aftas herpetiformes: son aftas pequeñas pero muy numerosos que afectan a toda la boca, y a veces a la laringe y faringe.

Cuando tenemos pacientes con aftosis recurrente lo primero que nos planteamos es qué extensión tienen y cuánto dolor producen. Porque las aftas, aunque no afectan a la salud del paciente, sí alteran mucho a su calidad de vida, porque pueden generar mucho dolor y dificultad para masticar o deglutir.

Así que el principal objetivo es reducir el dolor con opciones terapéuticas que no tengan efectos secundarios, como antiinflamatorios tópicos en forma de aplicaciones. Normalmente, se aplican un rato antes de las comidas y después de éstas.

Si no fuera suficiente, se pueden dar anestésicos tópicos. Los aplicamos con cuidado y siempre después de las comidas, porque pueden generar problemas en la masticación debido a que la zona está anestesiada y que se originen pequeños traumatismos durante la masticación.

El segundo objetivo es aliviar la duración de las aftas. Esto se puede conseguir, en aftas pequeñas, con corticoides en excipientes que se adhieren a la mucosa. Para las aftas más grandes, se utilizan corticoides en forma de spray.

Siempre que se utilizan corticoides, hay que tener presente que las cándidas presentes en la cavidad bucal pueden replicarse más, por lo que siempre hay que poner protección con tratamientos antimicóticos. Si el tratamiento es corto y las aftas son pequeñas, se usan enjuagues antimicóticos. Si el periodo de tiempo del cuadro es mayor de una semana, a esos enjuagues se añaden antimicóticos orales.

El tercer objetivo es reducir la recurrencia en las aftosis recurrentes. Aquí es donde tenemos distintos preparados, pero el problema es que pueden tener efectos secundarios.

Opciones Terapéuticas

Colchicina: se usa por su efecto antiinflamatorio e inmunomodulador, durante periodos de tiempo cortos.

Antibióticos: derivados de la tetraciclina por vía oral, penicilina, clofamizina o rifampicina. Se usan por su acción antimicrobiana y, sobre todo, por su efecto inmunomodulador.

Pentoxicilina: su acción es sobre los glóbulos rojos y la circulación. Tiene pocos efectos secundarios.

Talidomida: aunque es el medicamento más eficaz para reducir la frecuencia de las recurrencias, su empleo está muy restringido por sus efectos secundarios. No se usa en mujeres que vayan o puedan quedarse embarazadas por su teratogeneidad. Su empleo es por un periodo corto de tiempo porque pueden generar alteraciones neurológicas importantes que, a veces, son irreversibles.

Suplementos vitamínicos: aunque no existe evidencia de que tengan un efecto positivo, a veces se dan preparados de vitamina B12 y vitamina C. Lo bueno es que no tienen efectos secundarios.

Tratamientos biológicos: sólo se utilizan en pacientes con aftosis graves que no han respondido a las otras posibilidades terapéuticas para intentar reducir los brotes. Es la última terapia de elección, lo mismo que los tratamientos con láser.

Finalmente, y como conclusión, ante un paciente con aftosis recurrente hay que realizar una historia clínica detallada para descartar otras enfermedades, buscar un tratamiento que, en primer lugar, alivie el dolor, acorte la duración del proceso y reduzca la frecuencia de los brotes.

Similares

Wikidermas Relacionadas