Definiciones

Antibióticos sistémicos

1. Antibióticos sistémicos

Rocío López López, Ana Isabel Lorente Lavirgen, Elena Baquero Sánchez. Servicio de Dermatología, Hospital Universitario Virgen del Rocío (Sevilla)

El uso de antibioterapia sistémica es muy frecuente en Dermatología. Son necesarios para el tratamiento de infecciones (de piel y partes blandas, infecciones sistémicas), dermatosis inflamatorias y profilaxis de la herida quirúrgica.

Es importante, antes de administrar cualquier fármaco, conocer los antecedentes alérgicos o intolerancias a los mismos así como tomar la medicación tal y como le indique su médico.

2. Cloxacilina

Pertenece a la familia de las penicilinas. Este fármaco se usa para tratar infecciones bacterianas de piel y partes blandas (impétigo, celulitis...). Tiene una mala biodisponibilidad vía oral, la absorción es sólo del 37-60% por lo que no se recomienda como primera elección en infecciones que requieran tratamiento por vía oral.

La dosis habitual en adultos es de 500 mg cada 6 horas. Se recomienda tomar con el estómago vacío.

Los efectos secundarios más frecuentes son náuseas, vómitos y diarrea.

3. Amoxicilina-ácido clavulánico

Pertenece a la familia de las penicilinas. Este fármaco se usa para tratar infecciones bacterianas de piel y partes blandas (impétigo, abscesos, celulitis...).

La dosis habitual en adultos es de 500-875 mg cada 12-8 horas. Se recomienda tomar junto con las comidas.

El efecto secundario más frecuente es la diarrea. En caso de diarrea debe evitar el uso de antidiarreicos. Si la diarrea es intensa, las heces se acompañan de sangre o moco o asocia dolor abdominal grave, debe consultar con su médico.

4. Penicilina G-benzatina

Penicilina de acción prolongada utilizada en Dermatología para el tratamiento de la sífilis. Se administra por vía intramuscular (no puede administrarse vía intravenosa). La dosis para la sífilis precoz es de 2.4 millones de UI (unidades internacionales) en dosis única. Para la sífilis tardía debe administrarse la misma dosis semanalmente durante 3 semanas.

Es posible que en las primeras horas tras la administración del tratamiento se presente una condición llamada reacción de Jarisch-Herxheimer. Debe consultar con su médico inmediatamente si nota alguno de los siguientes síntomas: fiebre/escalofríos, dolor muscular, empeoramiento de las lesiones cutáneas, mareo, enrojecimiento cutáneo (flushing), taquicardia o taquipnea (pulsaciones o respiración rápidas).

5. Ciprofloxacino

Pertenece a las fluoroquinolonas. En Dermatología se utiliza para el tratamiento de infecciones del tracto urinario y para infecciones de piel y partes blandas. Las dosis varían en función de la indicación y la severidad del  cuadro, generalmente se utilizan dosis de 250-500 mg cada 12-24 horas durante 7 días para infecciones de tracto urinario y de 500-750 mg cada 12 horas durante 7-14 días para infecciones cutáneas.

Los efectos secundarios más frecuentes son a nivel gastrointestinal (náuseas, dolor abdominal, diarrea).

Este fármaco debe evitarse en pacientes con miastenia gravis y se ha relacionado con tendinitis y rotura tendinosa en pacientes mayores de 60 años, trasplantados y con el uso concomitante de esteroides.

6. Clindamicina

Lincosamida utilizada para el tratamiento de infecciones bacterianas graves de piel y partes blandas, es eficaz para el tratamiento de estafilococos resistentes a meticilina (SAMR). Puede administrarse vía oral o parenteral. Las dosis y posología son variables en función del cuadro a tratar, entre 300 y 600 mg 3-4 veces al día 5-10 días.

En la hidrosadenitis supurativa se utiliza junto con la rifampicina a dosis de 300 mg cada 12 horas durante 10 semanas.

El efecto secundario más frecuente es la diarrea. En caso de diarrea debe evitar el uso de antidiarreicos. Si la diarrea es intensa, las heces se acompañan de sangre o moco o asocia dolor abdominal grave, debe consultar con su médico (puede desencadenar una colitis pseudomembranosa).

7. Metronidazol

Pertenece a la clase de los nitroimidazoles. En Dermatología se utiliza para el tratamiento de infecciones del tracto genitourinario (vaginosis bacteriana, tricomoniasis, gardnerella, uretritis no gonocócica) y para tratar casos de rosácea de tipo inflamatorio resistentes a tetraciclinas, a dosis de 250 mg cada 12 horas durante un mes y después 250 mg al día un mes más.

Se recomienda tomar con la comida. Está contraindicada la ingesta de alcohol mientras se toma este fármaco (puede producir una reacción tipo disulfiram, apareciendo dolor abdominal, náuseas, vómitos, taquicardia,  sudoración, enrojecimiento...).

Los efectos secundarios más frecuentes son: diarrea, vómitos, pérdida de apetito, mareos y cefalea.

8. Doxiciclina

Tetraciclina utilizada en Dermatología para el tratamiento de infecciones genitourinarias, del acné y la rosácea. La dosis habitual para estas dos últimas entidades es de 50-100 mg al día, generalmente puede comenzarse con la dosis más alta para después bajar a la dosis de mantenimiento. Suele utilizarse durante periodos de 2-3 meses.

Este fármaco puede producir fotosensibilidad (mayor sensibilidad a la luz solar, con riesgo aumentado de quemaduras), por lo que se debe evitar la exposición solar durante el tratamiento.

Se recomienda tomar en ayunas con abundante agua, y no tumbarse durante al menos 1 hora tras ingerirlo.

En niños menores de 8 años puede producir manchas permanentes en los dientes (no recomendado en menores de 12 años).

9. Minociclina

Tetraciclina de características similares a la doxiciclina, utilizada también para el tratamiento del acné y la rosácea. Estudios recientes recomiendan utilizarla como tratamiento de segunda línea ya que se han detectado más efectos secundarios que con la doxiciclina.

10. Tetraciclina

Este fármaco tiene indicaciones y características similares a los dos anteriores. Suele utilizarse a dosis de 250 mg cada 8 horas, descendiendo posteriormente a 250 mg al día.

11. Véase también

Similares

Wikidermas Relacionadas