Patologias

Carcinoma basocelular

1. Carcinoma basocelular

Rebeca Alcalá García, Nancy Rivas Tolosa, Sabrina Kindem Gómez. Servicio de Dermatología, Instituto Valenciano de Oncología (Valencia)

2. Definición

El carcinoma basocelular es el cáncer de piel más frecuente. Se origina de las células pluripotentes de la capa basal de la epidermis. Representa el 75% total de los tumores malignos cutáneos.

3. Factores de riesgo

El principal factor de riesgo responsable es la exposición crónica a la radiación ultravioleta, tanto de origen solar como por lámparas de bronceado. Otros factores de riesgo que se han implicado en su aparición son: la exposición a radiaciones, el contacto con arsénico, algunos trastornos genéticos que predisponen al cáncer cutáneo (síndrome de Gorlin o xeroderma pigmentoso) y los fármacos inmunodepresores que se emplean en transplantes.

Aunque cualquier individuo con antecedentes de exposición solar crónica puede desarrollar un carcinoma basocelular, las personas de piel blanca y cabello rubio o rojizo y ojos claros tienen mayor riesgo. La edad más frecuente de presentación es a partir de los 50 años aunque debido a la exposición solar a edades tempranas, están aumentando los casos en personas más jóvenes.

4. Síntomas

El carcinoma basocelular puede aparecer en cualquier localización. Sin embargo, lo más frecuente es que se desarrolle en zonas expuestas a la radiación solar, especialmente, cabeza y cuello.

Se distinguen varios subtipos principales en función de la forma clínica de presentación:

4.1. Carcinoma basocelular nodular


Nódulo de color rosado o perlado, a menudo con vasos sanguíneos visibles que aparece en la cara o el cuello. Puede sangrar y formarse una costra en su superficie. También puede tener pigmento y confundirse fácilmente con un lunar. (Figura 1)

4.2. Carcinoma basocelular superficial

Placa rojiza o marronácea en espalda o en el pecho de borde sobreelevado y crecimiento lentamente progresivo. Puede tener costras en su superficie y también pigmento. (Figura 2)

4.3. Carcinoma basocelular esclerodermiforme

Cicatriz blanquecina de bordes mal delimitados con algún vaso sanguíneo en superficie. Aunque es un subtipo infrecuente, puede llegar a ser muy invasivo con gran extensión subclínica (Figura 3).

5. ¿Cuándo acudir al dermatólogo?

Ante una lesión o úlcera persistente que sangra y no cicatriza o cualquiera de los síntomas o signos anteriormente citados que le preocupen.

6. Diagnóstico

Después del examen clínico, se requiere la realización de una biopsia para confirmar el diagnóstico mediante estudio histopatológico.

7. Tratamiento

Existen diferentes tipos de tratamientos en función del subtipo de tumor, localización, tamaño y profundidad. Así mismo, la elección también depende del estado general del paciente y el resultado cosmético esperable del tratamiento. El tratamiento debe de ser individualizado.

7.1. Tratamiento quirúrgico:

  • Cirugía convencional. Se extirpa el tumor mediante anestesia local dejando un margen de seguridad. Se analiza histológicamente bajo el microscopio para comprobar que los bordes estén libres de tumor.
  • Cirugía de Mohs. Es una técnica quirúrgica especial con control histológico de los márgenes que se emplea para tratar tumores cutáneos de alto riesgo. Permite analizar el 100% de los bordes quirúrgicos sacrificando el mínimo tejido sano circundante. Las indicaciones para este tipo de cirugía en el carcinoma basocelular son las siguientes: localización en zonas de alto riesgo (párpados, nariz, orejas), subtipos histológicos agresivos, tumores recurrentes, de gran tamaño y con márgenes mal definidos.

7.2. Tratamiento no quirúrgico:

  • Criocirugía. Consiste en la eliminación del tumor mediante la congelación y descongelación con nitrógeno líquido. Se emplea en carcinomas basocelulares de bajo riesgo o en pacientes que debido a su estado general no puedan ser sometidos a una cirugía.
  • Curetaje y electrocoagulación. Se basa en eliminar la parte visible del tumor con una cureta y posteriomente se electrocoagula el lecho quirúrgico. Indicado en carcinomas basocelulares de bajo riesgo.
  • Imiquimod al 5% tópico. Se trata de un fármaco modificador de la respuesta inmune local de la piel. Cuando se aplica sobre el tumor, desencadena una respuesta inflamatoria que lleva a la destrucción de las células malignas. Está indicado para el tratamiento del carcinoma basocelular superficial.
  • Terapia fotodinámica. Consiste en la aplicación de una sustancia fotosensibilizante en el tumor y la iluminación posterior con luz roja. Se generan radicales libres que inducen la destrucción de las células malignas. Está indicado para el tratamiento del carcinoma basocelular superficial y nodular.
  • Radioterapia. Se trata de una opción de segunda elección para el tratamiento del carcinoma basocelular avanzado, en pacientes de alto riesgo quirúrgico o en tumores con compromiso funcional o estético.
  • Vismodegib. Es un nuevo fármaco indicado para el tratamiento del carcinoma basocelular localmente avanzado o metastásico.

7.3. Pronóstico

Cuando son tratados a tiempo, el pronóstico es excelente. En cambio, los tumores persistentes son más difíciles de tratar y presenta n mayores tasas de recurrencia con cualquier tipo de tratamiento. Aunque el carcinoma
basocelular rara vez produce metástasis, si no se trata, puede presentar un crecimiento progresivo con invasión y destrucción de los tejidos circundantes.

7.4. Seguimiento

Las recidivas tumorales ocurren con mayor frecuencia durante los tres primeros años tras el diagnóstico. Además, las personas que ya han tenido un carcinoma basocelular presentan un mayor riesgo de desarrollar otro a lo largo del tiempo, ya sea en la misma localización como en otra región corporal, y presentan una mayor probabilidad de desarrollar otros tipos de cáncer cutáneo. Por tanto, se recomienda seguir un control dermatológico (algunas guías recomiendan cada 6 meses durante los tres primeros años tras el diagnóstico y, posteriormente, una revisión anual). Se recomienda explorar tanto la zona tratada con anterioridad como el resto de la superficie cutánea

Es imprescindible insistir en la autoexploración cutánea y el uso de protectores solares como pilar fundamental del seguimiento.

8. Véase también

  • Cáncer de piel
  • Carcinoma de células de Merkel
  • Carcinoma espinocelular o Carcinoma epidermoide
  • Exéresis, Biopsia, Punch, Cirugía micrográfica de Mohs, Electrocirugía
  • Genodermatosis: Neurofibromatosis, Esclerosis tuberosa, Pseudoxantoma elástico, Síndrome de Ehlers-Danlos, Síndrome de Muir-Torre, Síndrome de Gorlin o del carcinoma basocelular nevoide, Síndrome de Cowden (Hamartomas múltiples), Síndrome de Gardner 

Similares

Wikidermas Relacionadas