Vadederma

Deflazacort

DEFLAZACORT 30 mgrs. Comprimidos  

1 cp al día por la mañana durante x días. Seguir después con 1 cp al día por la mañana durante x días.

Los alimentos no interfieren la absorción del fármaco. Si presenta molestias gástricas, es mejor tomar el fármaco con los alimentos. Tomar el comprimidos entero o fraccionado con una pequeña cantidad de líquido.

Debe de evitar la toma de este medicamentos junto con anfotericina B, anticoagulantes orales, anticolinesterasa (neostigmina, piridostigmina), antidiabéticos, antiinflamatorios no esteroídeos (indometacina), alcohol, bloqueantes neuromuscular no despolarizantes, ciclosporina, diuréticos eliminadores de potasio, estrógenos, anticonceptivos orales, glucósidos cardiotónicos, inductores enzimáticos (carbamazepina, antiepilépticos como fenitoína, fenobarbital o primidona, rifampicina, rifabutina), inhibidores enzimáticos ( ketoconazol), isoniazida, resinas de intercambio iónico (colestiramina, colestipol), salicilatos, teofilina, toxoides, vacunas y plantas medicinales (regaliz, equinácea).

1. Reacciones adversas

Los efectos adversos de los glucocorticoides dependen en mayor grado de la duración del tratamiento que de la dosis empleada. Son raros aún con el empleo de dosis elevadas durante cortos periodos de tiempo. Por el contrario, tratamientos prolongados frecuentemente originan reacciones adversas considerables.  

  • Cardiovasculares: rara vez, tromboembolismo (descritos algunos casos con cortisona), tromboflebitis, arritmia cardiaca o cambios en el electrocardiograma (motivados por la hipopotasemia), empeoramiento de la hipertension arterial, ruptura de pared libre del ventrículo izquierdo.
  • Dermatológicas: tras la administración sistémicas de corticoides se puede originar atrofia cutanea, adelgazamiento de la piel, reducción del colágeno subcutáneo, estrias dérmicas, vitiligo o hiperpigmentacion cutanea en el lugar de la inyección, infeccion de piel, retraso en la cicatrización de heridas, hirsutismo, eritema facial. 
  • Casos aislados de lipoatrofia tras la inyección intramuscular, ligado según parece a susceptibilidad inpidual, paniculitis, necrolisis epidérmica tóxica y síndrome de stevens-johnson. casos aislados de síndrome de kaposi (remite después de cesar el tratamiento).
  • Endocrinas/metabólicas: pueden producir disminución de la tolerancia a la glucosa, hiperglucemia, agravar o precipitar la diabetes, glucosuria, balance nitrogenado negativo, motivado por un aumento del catabolismo de las proteínas, síndrome de hipercorticalismo o sindrome de Cushing manifestado por redistribución anómala de la grasa corporal (cuello de búfalo, cara de luna llena, abdomen abultado), aumento de peso, supresión de la respuesta del eje hipotalamo-hipofiso-suprarrenal deficiencia corticosuprarenal secundaria, que puede persistir hasta 1 año después de abandonar un tratamiento prolongado), especialmente en momentos de estrés, exceso de sudoración, amenorrea, trastornos del ciclo menstrual y otras irregularidades menstruales, hirsutismo, retraso en el crecimiento en niños.
  • Desequilibrio electrolitico (retención de sodio y agua, hipopotasemia, alcalosis metabolica, hipocalcemia, insuficiencia cardiaca en pacientes susceptibles, hipertension arterial.
  • Gastrointestinales: nauseas, vomitos, aumento del apetito, que puede resultar en aumento de peso, dolor abdominal, pancreatitis, gastritis y esofagitis, ulcus, hemorragia gastrica, perforación o reactivación  y retraso en la cicatrización de la úlcera, casos aislados de colitis isquémica (dosis altas durante tratamientos intermitentes) y perforación intestinal, en presencia de enfermedad inflamatoria intestinal.  
  • Inmunológicas: infeccion, agravamiento y/o reactivación  de infecciones latentes bacterianas, fúngicas o virales, tales como las causadas por cándida, mycobacterium, toxoplasma, pneumocystis, que pueden instaurarse y extenderse sin sigmnos de alarma. el uso de la menor dosis efectiva puede reducir el grado de la inmunodeficiencia.
  • Músculo-esquelético: disminución de la densidad mineral ósea, pérdida ósea, osteoporosis, fragilidad ósea y aumento del riesgo de fractura ósea (incluyendo fracturas por compresión vertebral). el grado de afectación varía de unos pacientes a otros, propugnándose que puede haber cierta predisposición inpidual.
  • Necrosis osea aseptica: es una alteración  grave descrita frecuentemente (1-35%) con glucocorticoides, sobre todo durante tramientos prolongados con dosis altas. afecta mayoritariamente a la cabeza del fémur y el húmero (más frecuente en jóvenes y menores de 50 años). la lesión puede ser unilateral o bilateral. las fracturas por osteonecrosis son excepcionales. Se manifieta por dolor y cojera cuando afecta al fémur. 
  • Miopatía con pérdida de masa muscular, miastenia, fatiga muscular, atrofia muscular y fibrosis. Hay notificados casos de ruptura tendinosa, particularmente del tendón de aquiles, más frecuentes con el uso de inyecciones intraarticulares. 
  • Oftalmológicas: cataratas subcapsular posterior, catarata nuclear (mayor riesgo en niños), aumento de la presión intraocular que puede derivar en glaucoma y exoftalmos. También se ha descrito conjuntivitis, riesgo de enmascaramiento de infecciones oculares y oftalmoplejia, como consecuencia de la miopatía por esteroides. 
  • Hipersensibilidad: Erupciones exantematicas, dermatitis alergica, urticaria y angioedema y muy rara vez, reacciones anafilácticas con la administración parenteral.
  • Sistema nervioso: euforia, cefalea, vertigo, insomnio, nerviosismo, intranquilidad, parestesia, neuritis, convulsiones, alteraciones del humor, euforia o depresión, psicosis, psicosis maniaco-depresiva o esquizofrenia, o agravamiento alteraciones psiquiátricas preexistentes. Se ha descrito hipertension intracraneal benigna con papiloedema, generalmente asociada a la suspensión brusca del tratamiento. Puede ocurrir insuficiencia renal aguda durante periodos de estrés (infecciones, cirugía, trauma, etc) o tras la suspensión brusca de tratamientos prolongados.

2. Advertencias especiales

2.1. Consejos al paciente: 

  • El paciente debe notificar a su médico, cirujano o anestesista si ha estado tratado con corticoides durante el año anterior.
  • Advertir al paciente que comunique cualquier signo de infección (dolor de garganta, fiebre, etc), dolor articular (sobre todo de cadera u hombro), aumento de peso, debilidad muscular, heces negras, irregularidades menstruales u otras alteraciones inusuales que advierta durante el tratamiento y hasta 1 año después de que este haya finalizado.  
  • El paciente no debe interrumpir el tratamiento bruscamente sin el consentimiento del médico.  
  • Si presenta molestias de estómago, es mejor tomar el medicamento con alimento.
  • Los pacientes que no han padecido la varicela deberán evitar cualquier contacto con esta enfermedad o con herpes herpes Zoster, ante el riesgo de reacciones graves.  
  • Algunas instituciones sanitarias aconsejan que los pacientes tratados con corticoides durante tratamientos prolongados lleven una tarjeta que identifique el corticoide que toma, la dosis y la duración del tratamiento.  

2.2. Consideraciones especiales: 

  • Antes de iniciar una terapia prolongada (varios meses) con glucocorticoides y durante el transcurso de ésta  se aconseja realizar controles periódicos de la presión arterial, test de tolerancia a la glucosa, peso, electrolitos en sangre, patrón del sueño, radiografía de tórax y columna, determinación de la función del eje hipotálamo-hipofisario-suprarrenal, determinación del crecimiento (en niños y adolescentes) y la presión intraocular. En diabéticos se aconsejan determinaciones periódicas de glucosa en sangre ante el riesgo de hiperglucemia.  
  • Como medida preventiva algunos clínicos aconsejan investigar la posibilidad de úlcera péptica (puede haber ausencia de dolor) durante tratamientos prolongados con corticoides. 
  • Si se utilizan dosis altas, se recomienda administrar antiácidos entre las comidas para reducir las complicaciones gástricas.
  • En mujeres postmenopáusicas se debe valorar el riesgo de osteoporosis antes de iniciar el tratamiento con glucocorticoides, e instaurar el tratamiento oportuno para su prevención o tratamiento.
  • Vigilar cualquier signo de infección.
  • En pacientes jóvenes suele ser ocasional la aparición de osteonecrosis. Se aconseja realizar los controles oportunos para el diagnóstico prematuro de esta alteración.   
  • Se aconseja vigilar posibles signos de depresión o psicosis (ej: cambios en el patrón del sueño) durante tratamientos prolongados, especialmente en pacientes con historial de  inestabilidad emocional. 
  • Mientras dure el periodo de retirada gradual del tratamiento el médico debe controlar que no hay recaídas de la enfermedad tratada.
  • Con el fin de minimizar la incidencia de atrofia dérmica y subdérmica, se debe proceder con cuidado para no exceder la dosis recomendada en las inyecciones.
  • Si la duración del tratamiento es superior a 15 días, no se debe suspender de forma brusca. Realizar una pauta de retirada gradual.

2.3. Contraindicaciones

  • Alergia a corticoides
  • Administración de vacunas vivas, o vivas atenuadas
  • Micosis sistémicas

2.4. Casos en los que hay que tener especial precaucion a la hora de usar este fármaco:

  • Enfermedad de Addison tras la retirada brusca de la medicación 
  • Osteoporosis
  • Inmunodeficiencia e infecciones
  • Tuberculosis oculta o activa 
  • Reactivación de amebiasis oculta 
  • Paludismo  
  • Inhibición del crecimiento en niños
  • Cirugía, estrés o traumatismo 
  • Miastenia grave
  • Tromboembolismo.    
  • Hipertensión arterial, insuficiencia cardiaca  o desequilibrio electrolítico, hipocalcemia. 
  • Diabetes 
  • Cirrosis hepatica, hepatitis activa
  • Hipotiroidismo
  • Úlcera péptica, esofagitis
  • Herpes simple oftalmico
  • Infarto agudo de miocardio
  • Perticulitis 
  • Psicosis
  • Insuficiencia renal
  • Convulsiones o epilepsia.

2.5. Interferencia con análisis clínicos

  • La captación de algunos agentes de diagnóstico cerebral que utilicen pertecnetato (99mTc) puede disminuir en pacientes que tomen dosis levadas de glucocorticoides ya que estos reducen el edema cerebral.
  • La prueba del azul de nitrotetrazoilo para infecciones bacterianas puede producir resultados falsos negativos.
  • Pruebas cutáneas (incluyendo las de la tuberculina, histoplasmina y las pruebas con parches para la alergia): la administración de dosis elevadas durante un largo periodo puede inhibir la reacción cutánea.
  • Los glucocorticoides pueden disminuir las concentraciones séricas de calcio, potasio (más marcado con los glucocorticoides con marcada potencia mineralocorticoide). Aumentan las concentraciones séricas de colesterol, glucosa, sodio, ácido úrico (en pacientes con leucemia. En el resto de pacientes puede disminuir ligeramente). 
  • El recuento de plaquetas puede aumentar o disminuir. Los leucocitos polimorfonucleares pueden aumentar.

3. Véase también

  • Anticoncepción hormonal
  • Ciclosporina
  • Corticoides sistémicos
  • Corticoides tópicos
  • Herpes simple
  • Hirsutismo
  • Vitíligo

Similares

Wikidermas Relacionadas