Patologias

Melanoma

1. Melanoma

Alejandro Martín-Gorgojo (1), Ievgeniia Pastushenko (2). (1) Servicio de Dermatología, Hospital Clínico Universitario de Valencia. (2) Servicio de Dermatología, Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa (Zaragoza).

2. Si una persona tiene manchas en la piel, ¿tiene que revisarlas?

Es aconsejable, dado que el primer paso para el diagnóstico precoz de melanoma es la inspección de la piel, que puede ser realizada por uno mismo, con ayuda de otra persona (por ejemplo, un familiar), o asistido de un médico (idealmente un dermatólogo).

Los signos de alarma para detectar un melanoma que se parezca o asocie a un nevus melanocítico (lesión de la piel coloquialmente llamada lunar) son los siguientes:

  • Asimetría.
  • Bordes irregulares.
  • Color no-homogéneo.
  • Diámetro superior a 6 mm.
  • Evolución (cambio de tamaño, forma, color, relieve, síntomas –como picor, dolor o sangrado–).
  • Patito feo.
  • Aparición de una lesión diferente a las otras que ya se tienen (más negra, más roja, o cualquier aspecto que simplemente la haga diferente a las demás).

No obstante, hay lesiones cutáneas que, sin cumplir esos criterios, pueden ser un melanoma. En este sentido, es muy importante tener en cuenta que ante toda lesión en la piel que cambie o crezca rápido, se ha de consultar con el médico para su evaluación sin demora.

3. ¿Qué es el melanoma?

Se trata de un tumor maligno de la piel, que tiene su origen en los melanocitos (las células que dan color a la piel). Aunque normalmente aparece sobre piel sana, actualmente se ha visto que hasta un tercio de los melanomas aparecerán sobre nevus melanocíticos, y también hay casos en los que puede aparecer un melanoma en otras partes del cuerpo (mucosas -especialmente la del ojo y aparato digestivo- y ganglios, entre otros).

4. ¿Por qué se produce?

Varios factores se han implicado en el desarrollo del melanoma:

  • El más importante conocido es la exposición a los rayos del sol, ya sea de forma natural o de forma artificial (por ejemplo, camas de bronceado).
  • Otro factor que aumenta el riesgo de melanoma es el hecho de tener piel, cabello u ojos claros, así como la presencia de múltiples nevus melanocíticos (lunares).
  • El hecho de tener antecedentes familiares de melanoma aumenta el riesgo. En algunos de estos casos se puede identificar, además, una tendencia genética.

5. ¿Qué tipos de melanoma existen?

La clasificación más utilizada por el momento distingue los siguientes tipos:

5.1. Melanoma de extensión superficial

Aparece sobre piel en la que ha habido una exposición solar intermitente. Se manifiesta generalmente como una mancha de color no homogéneo, de aparición sobre piel normal o sobre un lunar preexistente que haya cambiado, que generalmente cumple los criterios ABCDE (asimetría, bordes irregulares, color no-homogéneo, diámetro >6 mm, evolución-cambios en su forma).

5.2. Melanoma nodular

Aunque lo más frecuente es que aparezca en el tronco, puede aparecer en cualquier parte del cuerpo, y lo hace en forma de nódulo de rápido crecimiento (en semanas o meses) que con frecuencia sangra o se ulcera.

5.3. Melanoma sobre lentigo maligno

Aparece generalmente en la cara, sobre piel en la que ha habido una exposición solar crónica (esto es, dañada por el sol). Las lesiones de melanoma sobre lentigo maligno pueden tener muchos años de evolución. Es frecuente que cumpla criterios ABCDE, aunque los cambios que pueden observarse en este tipo de lesiones son habitualmente más sutiles y tardan más tiempo en aparecer.

5.4. Melanoma lentiginoso acral

Aparece sobre la piel de las manos o pies. Una variante especial de este tipo de melanoma es el que afecta a las uñas: aparecen como una banda pigmentada que característicamente suele ser irregular y de una anchura mayor a 3 mm.

5.5. Otros

Melanoma desmoplásico, melanoma de mucosas.

6. ¿Cuáles son los riesgos asociados al diagnóstico de melanoma?

El melanoma queda habitualmente limitado a la piel, pero hay veces en las que puede llegar a órganos internos y afectar a distancia.

El hecho de encontrar un melanoma que afecte más allá de la piel se relaciona fundamentalmente con el tiempo de evolución en la piel y su grosor (dependiente del crecimiento vertical de las células). Por ello, es muy importante realizar un diagnóstico precoz.

7. ¿Cómo se trata el melanoma?

El tratamiento fundamental (y en muchas ocasiones el único necesario) es la cirugía, que implique una extirpación completa del tumor con unos márgenes adecuados. La cirugía puede hacerse en la mayoría de ocasiones mediante anestesia local y sin necesidad de ingreso posterior; no obstante, se puede precisar anestesia general y un ingreso breve.

En ciertos casos será necesario aplicar otros tratamientos (quimioterapia, radioterapia, inmunoterapia u otros).

8. ¿Se necesita seguimiento? ¿Hay que realizar alguna prueba adicional?

Sí, en todos los casos de melanoma son aconsejables seguimiento y revisiones por parte del dermatólogo (de zona o de una unidad especializada, individualizado por paciente) para efectuar una exploración completa de la piel (cicatrices, nevus melanocíticos y lesiones pigmentadas) y –si en aquellos casos en los que sea preciso– de los ganglios linfáticos.

Algunos pacientes necesitarán realizarse pruebas complementarias (extracción de sangre, pruebas de imagen) tras el diagnóstico y periódicamente para un adecuado control del proceso.

9. ¿Qué se debe hacer una vez recibido el diagnóstico y tratamiento de un melanoma?

  • Se aconseja que se evite la exposición solar intencionada, principalmente en las horas centrales del día (sobre todo en meses de verano), y extremar las precauciones cuando la exposición solar no pueda evitarse (puede consultar entrada de Fotoprotección en WikiDerma para informarse mejor sobre este punto).
  • Se sabe que todo paciente al que se ha dado diagnóstico de melanoma presenta mayor riesgo de desarrollar un segundo melanoma. Por ello, se recomienda la realización de autoexploraciones de la piel cada 2 meses, consultando al dermatólogo siempre que se detecte alguna lesión nueva en la piel o cambios en las preexistentes (con cambios de forma, color, episodios de sangrado o aparición de síntomas).
  • Se han de seguir las revisiones periódicas que hayan sido indicadas por parte del dermatólogo.

10. Para saber más

Guía de Prevención y Tratamiento del Melanoma. Conselleria de Sanitat, Generalitat Valenciana. 

11. Véase también

  • Cicatriz, Cicatrización, Cicatriz hipertrófica, Queloide
  • Fotoprotección: Protección solar oral, protección solar tópica
  • Nevus melanocíticos
  • Radioterapia en dermatología

Similares

Wikidermas Relacionadas