Patologias

Verrugas vulgares

1. ¿Qué son las verrugas? 

Verruga víricaLas verrugas son epiteliomas infecciosos benignos que afectan a las capas superiores de la piel y las mucosas. El agente causal del virus de la verruga es un virus DNA cariotípico llamado papilomavirus humano (PVH). Hasta la fecha se han aislado más de 70 tipos diferentes de PVH sin completarse del todo la clasificación de éstos. 

2. ¿Quién puede tener verrugas? 

Las verrugas constituyen una enfermedad de difusión universal que afecta preferentemente a niños y gente joven. Parece ser que es necesaria una cierta predisposición genética para sufrir la infección. El 10% de la población infantil padece verrugas. Cuando la piel está dañada existe más facilidad para el contagio. Esto explica que las personas que se comen las uñas tengan más verrugas. 

3. ¿Cómo se adquieren las verrugas? 

Tras el contacto con personas que tengan verrugas, aunque el PVH tiene poca infectividad. No se conoce el periodo de incubación con exactitud y los datos recogidos apuntan a un periodo que va desde cuatro semanas a ocho meses. La autoinoculación directa determina la aparición y la posterior diseminación de nuevas verrugas. Esta necesita de un número alto de partículas virales, además de una rotura de la capa cornea, la más externa de la piel, para multiplicarse en la epidermis. El papilomavirus se puede transmitir de persona a persona. Dado que tanto el PVH como el papilomavirus bovino (PVB) pueden infectar indistintamente al hombre y a los animales, especialmente al ganado vacuno, los casos de epidemia sobre el personal laboral de los mataderos son considerados enfermedad profesional. 

4. ¿Dónde aparecen las verrugas? 

Las verrugas pueden afectar la piel y las mucosas. Por lo general se resuelven sin dejar cicatriz. Debido al rascado, pueden adoptar una disposición lineal, aunque a veces se pueden diseminar adoptando una disposición exantemática. Las características morfológicas de las verrugas vienen determinadas por la localización, la edad y el sexo del paciente. 

5. ¿Qué son las verrugas vulgares? 

Las verrugas vulgares son las más frecuentes y son producidas por los serotipos 2 y 4. Pueden ser únicas o múltiples. Las zonas mal irrigadas a nivel de los dedos son particularmente favorables, dado que la infección se ve favorecida por la falta de resistencia y la mala irrigación de la zona. También parece ser que las verrugas afectan más fácilmente a niños atópicos con piel excesivamente seca. 

Inicialmente, la verruga es del tamaño de una cabeza de alfiler y resulta difícil diferenciarla de una verruga plana juvenil. Se observa un nódulo protuberante y duro del mismo color de la piel. La verruga va aumentando de tamaño gradualmente debido a un exceso de queratinización, y su superficie se hace rugosa con un punteado negruzco. La localización de la verruga es un factor decisivo para determinar su morfología. En los pacientes inmunodeprimidos puede observarse una diseminación extensa de verrugas relacionada con el descenso de la inmunidad celular igual que en algunos niños con eczema atópico tratados con glucocorticoides tópicos. 

6. ¿Cómo evolucionan las verrugas? 

Las verrugas vulgares pueden resolverse espontáneamente, sin dejar cicatriz, tras un periodo de tiempo muy variable, que oscila entre semanas, meses o incluso años. Una transformación inflamatoria de la verruga indica la reacción defensiva del organismo en su intento por deshacerse del virus. A veces ocurren resoluciones espontáneas. Diversos estudios a largo plazo han demostrado que al menos el 60% de las lesiones se resuelven en 2 años dejados a su libre evolución. No obstante, en los pacientes adultos, existe aumento del riesgo de cáncer en las zonas donde existan verrugas genitales por lo que estas deben ser tratadas siempre. 

7. ¿Cómo tratar las verrugas? 

Las verrugas se consideran una enfermedad infecciosa autolimitada de origen vírico, por lo que su tratamiento no debe ser nunca demasiado agresivo evitando tratamientos que dejen cicatriz. El tratamiento de las verrugas dependerá del tipo de las mismas, de su número, tamaño y localización, de la experiencia del médico y del deseo del paciente. Se recomienda siempre un tratamiento conservador dada la tendencia a la resolución espontánea de las verrugas. 

Si las verrugas no desaparecen solas pueden tratarse con líquidos irritantes para estimular las defensas del organismo contra el virus y queratolíticos para disminuir el tamaño de estas. En caso de que estos no sean eficaces pueden emplearse método como la crioterapia, el bisturí eléctrico o el láser.

8. Véase también

  • Criocirugía o crioterapia
  • Láser y Luz intensa pulsada (IPL)
  • Verrugas vulgares, Condilomas acuminados

Similares

Wikidermas Relacionadas