Mi enfermedad

Una ayuda para los adolescentes con dermatitis atópica grave

Ángeles López
Periodista
1
Jueves 26 de Noviembre del 2020

Cuando se habla de dermatitis atópica, la mayoría de las ocasiones viene a la cabeza la imagen de un bebé o niño pequeño con la piel irritada que da lugar a una preocupación pasajera de los padres ya que el problema suele desaparecer con el crecimiento. Si bien esto es cierto para la mayoría de las ocasiones, no lo es para el 25% de los casos, que continúan con eccema en la edad adulta o experimentan recaída después de algunos años sin síntomas. De hecho, en algunos pacientes, la enfermedad puede deteriorar de forma importante su calidad de vida.

La prevalencia de la dermatitis atópica se establece entre el 5-20% de la población general, siendo más predominante en niños y adolescentes a los que suele afectar al 15-20%. Si la infancia es una etapa de la vida en la que los niños están más protegidos y cuidados por sus padres, sobre todo cuando presentan alguna enfermedad, la adolescencia es quizás la fase más complicada para los jóvenes con enfermedades crónicas. Sentirse poco entendidos por su entorno, tener una correcta adherencia al tratamiento y obviar las alteraciones que la enfermedad puede causar en su aspecto, junto con comentarios por parte de otros compañeros, resulta harto complicado.

Por este motivo, se ha lanzado la iniciativa Atopic Me, una campaña pensada para y por los adolescentes que pretende contribuir a la concienciación social y a la normalización de la patología en esta etapa de la vida. El proyecto, desarrollado por Sanofi Genzyme y la asociación de pacientes AADA, ha sido supervisado por la Fundación AEDV Piel Sana, que se encargará de revisar el contenido que se vaya publicando.

La iniciativa ofrece contenidos dirigidos a adolescentes y realizados por adolescentes con dermatitis atópica grave y se difundirán en la página web (www.atopicme.es) y en Instagram a través del perfil @atopicme, donde se ofrecerá información de cómo afecta la enfermedad en el día a día y qué estilos de vida pueden mejorar tanto la salud física, como la emocional y la social.

Porque existe todavía mucho desconocimiento sobre esta enfermedad, tal y como reconocía recientemente, Belén Delgado, una de las personas que está en la Junta de la Asociación de Afectados por la Dermatitis Atópica (AADA), una asociación que tiene tres años de vida, con 215 socios, pero con muchos más seguidores en sus redes sociales.

“La sociedad en general piensa que es un problema leve en la piel y esto no es ni mucho menos así. La dermatitis atópica, en muchos casos, genera problemas en el día a día, en el trabajo y en el descanso. A veces pasamos noches sin dormir, por el picor y malestar, y eso impide que tengamos una vida normal o un buen rendimiento en el trabajo”, señalaba recientemente a la Fundación con motivo de la publicación de la Guía para Pacientes con Dermatitis Atópica, que dermatólogos de la AEDV llevaron a cabo y se difundió recientemente.

En el nuevo proyecto destinado a adolescentes, que supervisa la Fundación, también participan dermatólogos que son los especialistas que diagnostican y tratan esta enfermedad.

Desde la Fundación AEDV Piel Sana y la Academia de Dermatología se tiene por objetivo difundir información rigurosa sobre patologías cutáneas, como la que se puede encontrar en la Guía para Pacientes con Dermatitis Atópica o en la sección de Wikiderma, sobre diferentes enfermedades dermatológicas y para distintas etapas de la vida. Concienciar sobre estos problemas, difundir hábitos que puedan reducir los síntomas y prevenir complicaciones son algunos de los objetivos de la Fundación y la AEDV.

En el Día Nacional de la Dermatitis Atópica, 27 de noviembre, la Fundación se une a todas las iniciativas destinadas a difundir una información rigurosa, de calidad y que mejore el conocimiento y comprensión de esta enfermedad.  

Buscador de dermatólogos

Más en Mi enfermedad

Noticias Relacionadas