Piel Sana

Un infierno para la piel

Miguel Aizpún Ponzán
Dermatólogo
207
Viernes 29 de Julio del 2022

Las sucesivas oleadas de calor extremo, que venimos sufriendo en los últimos meses, están alterando notablemente nuestra vida cotidiana. Y la piel, que es el órgano más extenso de nuestro cuerpo y el más expuesto a las agresiones del entorno medioambiental, sufre muy especialmente esta peligrosa situación.

Entre los golpes de calor y los efectos colaterales del covid-19, la piel está siendo sometida a una tortura que estamos obligados a aliviar para preservar nuestra salud. Las elevadas temperaturas hacen imprescindible evitar la exposición directa al sol y reforzar la protección en todo momento, muy especialmente en aquellas partes (rostro, brazos, ojos, manos..) con mayor riesgo de lesiones. Una adecuada hidratación resulta imprescindible en unas circunstancias donde las agresiones a la piel se multiplican.

Por otra parte, el órgano más extenso de nuestro cuerpo también ha acusado los impactos del covid-19. Aunque todavía es pronto para cuantificar la incidencia dermatológica de la pandemia, resulta evidente que los efectos secundarios del virus sobre la piel están creciendo, tanto en número como en variedad de síntomas. Desde los picores de distinta intensidad, hasta  urticaria, erupciones varias o caída del cabello más o menos pronunciada.

Esta confluencia de agresiones e impactos sobre la piel obligan a prestarle una mayor atención. Y la manera más segura y eficaz es ponerse de inmediato en contacto con el dermatólogo para que, como especialista de la piel, diagnostique y aplique un tratamiento con garantías. Si siempre resulta aconsejable la consulta al dermatólogo, en estas especiales circunstancias, se hace imprescindible, si queremos preservar a nuestra piel de este su particular infierno.

 

Buscador de dermatólogos

Noticias Relacionadas