Piel Sana

Controlar el virus de la imprudencia

Miguel Aizpún Ponzán
Dermatólogo
207
Martes 14 de Junio del 2022

Estamos ya a las puertas de un nuevo verano,  que algunos pretenden aprovechar como si fuera el último de su vida. Resulta comprensible esta actitud,  después de dos años en los que el miedo al contagio del Covid 19 nos ha mantenido en una situación de aislamiento, más o menos atenuado. Tan comprensible como peligrosa, porque lo cierto es que el virus todavía está entre nosotros, aunque se presente bajo un disfraz de atacante inofensivo. Apariencia que  resulta muy engañosa, ya que es capaz de aliarse con todas las debilidades que le abran la puerta para multiplicar sus dañinos efectos.

Esta  circunstancia hace que, en lo que respecta al cuidado de la piel, quizá el primer objetivo de un verano tan especial consista en controlar el virus de la imprudencia. Conviene subrayar que nuestra piel no está preparada para una repentina exposición al sol y que necesita que seamos particularmente rigurosos a la hora de aplicar unas medidas de fotoprotección adecuadas. Y que esa protección no debe limitarse a la estancia en la playa, sino  adaptarse a cuando la piel lo requiera.

Hay otras dos cuestiones que exigen mucha atención en verano. La primera es la hidratación, para evitar que la piel se reseque y sufra un envejecimiento prematuro. Y la segunda, procurar que se mantenga un estilo de vida saludable, frente a los excesos y el descontrol al que suele tenderse en vacaciones. También es muy importante que las relaciones sociales, que se acentúan durante esta estación del año, no propicien el abuso de hábitos nocivos para la salud, como el consumo de alcohol y tabaco.

 Todas estas precauciones no nos van a impedir disfrutar del verano. Sólo nos ahorrarán situaciones y efectos desagradables que nos lo amargarían.

Buscador de dermatólogos

Noticias Relacionadas