Piel Sana

La resiliencia dermatológica

Miguel Aizpún Ponzán
Dermatólogo
207
Viernes 16 de Octubre del 2020

También para la piel, la prolongada presencia del coronavirus está suponiendo una experiencia traumática. Por ello, el órgano más extenso se verá obligado  a recurrir a su particular resiliencia, ese término puesto de moda por la pandemia y que expresa, según la terminología psicológica,  la capacidad para superar este tipo de situaciones difíciles.

Para ayudar a fortalecer esta resiliencia de la piel, hemos de ser rigurosos en la selección de los desinfectantes.

Debemos tener en cuenta que la mayoría de los geles de este tipo están elaborados básicamente con alcohol y que el uso continuado, obligado por el control del coronavirus, puede provocar sequedad, comezón y hasta hinchazones de intensidad diversa, sobre todo en nuestras manos, la parte del cuerpo más extensa.

Por tanto, es importante compensar estos efectos negativos con cremas que aseguren una buena hidratación.

Después del prolongado confinamiento, la piel está más sensible por la prolongada falta de exposición al sol, lo que exige un cuidado especial para evitar quemaduras.

Además, la protección frente al virus impone el uso de mascarillas, otro riesgo potencial que debe combatirse con una adecuada limpieza facial y un cambio frecuente de estos elementos protectores.

Existen también otras resiliencias que deben ser fortalecidas en estos tiempos de pandemia. Entre ellos, destaquemos la lucha contra el estrés y el sedentarismo, que tienen efectos negativos sobre la piel y favorecen su envejecimiento prematuro.

La eliminación o reducción del tabaco y el alcohol, que deben ser sustituidos por hábitos saludables, como el ejercicio o una dieta adecuada.

Y aprovechar el tiempo de descanso para vigilar cualquier mancha sospechosa en la piel y establecer la correspondiente consulta al dermatólogo, sin caer en la tentación de automedicarse o recurrir al consejo de un amigo, tan bienintencionado como ineficaz o, lo que es peor, contraproducente.

Basten, por hoy, estas sencillas recomendaciones para mejorar la protección de nuestra piel y también de nuestra salud, que es el tesoro más valioso.

 

Noticias Relacionadas