Piel Sana

¿Cómo y por qué hacer ejercicio durante la pandemia de coronavirus?

Ángeles López
Periodista
1
Jueves 2 de Abril del 2020

A medida que el distanciamiento social se convierte en la norma debido a la COVID-19, además de no olvidar ciertas rutinas, es importante encontrar nuevas formas de mantenerse activo, ya que el ejercicio es importante no solo para prevenir enfermedades sino para su control y también para mantener una buena salud mental.

Ahora, que todas las miradas se centran en buscar un tratamiento o una vacuna contra esta infección, algunos especialistas ponen su foco en otros aspectos de la salud que también son interesantes cuidar. De esta manera, cabe reseñar dos artículos que se han publicado recientemente sobre la necesidad de mantener una actividad física durante estos días de confinamiento.

“Permanecer en casa puede conllevar un aumento de conductas sedentarias, como pasar mucho tiempo sentados, reclinados o tumbados para llevar a cabo ciertas actividades como ver la televisión, jugar con videojuegos o utilizar dispositivos móviles. Al mismo tiempo, al reducir esta actividad, hay menos gasto energético, lo que puede derivar en un empeoramiento de ciertos problemas crónicos”, advierte un estudio publicado en la revista Journal of Sport and Health Science que ha sido realizado por investigadores de universidades de diferentes países, como China, Estados Unidos o Dinamarca.

El ejercicio puede revertir algunas de las consecuencias negativas de ciertas enfermedades como la diabetes, hipertensión, enfermedad cardiovascular, problemas respiratorios o incluso garantizar un envejecimiento más activo y menos problemas mentales. Ahora que la angustia, el miedo, la frustración, los problemas económicos y las noticias falsas abundan, es el momento para poner freno con una medida que todo el mundo tiene a mano: la actividad física.

Estos especialistas en deporte y nutrición señalan que se pueden desarrollar diferentes actividades en casa que son seguras y fáciles de llevar a cabo, como ejercicios de estiramiento, actividades para fomentar el equilibrio o una combinación de ambas.

Ejercicios en casa

“Se puede caminar en casa o de casa a la tienda de comida, levantar y transportar paquetes de comida como legumbres o arroz, subir las escaleras, levantarse y sentarse de forma repetida utilizando una silla o desde el suelo, hacer sentadillas con una silla… También debería tenerse en cuenta que actividades como el Tai Chi, el Qigong o el yoga no requieren de un espacio amplio, de un equipo o material y pueden ser practicados en cualquier momento”, explican estos expertos.

Otro trabajo que pone su foco en este tema es el realizado por dos investigadores de la Universidad de Cádiz y otro de la Universidad de Queensland (Nueva Orleans, Los Ángeles, EE.UU.) y que será publicado en Progress in Cardiovascular Diseases aunque todavía no se ha hecho.

Este artículo indica que un adecuado programa de ejercicio en personas mayores debería incluir actividades aeróbicas, de resistencia, equilibrio y coordinación. La actividad física debería implicar una duración de 200 a 400 minutos repartidos en 5 o 7 días a la semana, durante el periodo de confinamiento. Esto supone un incremento sobre las recomendaciones habituales, que trata de compensar la disminución de la actividad diaria habitual.

Se recomienda que, en este periodo de cuarentena, la intensidad de esta actividad sea moderada ya que se sabe que realizar un ejercicio de intensidad moderada mejora el sistema inmunológico.

En cuanto al tipo de ejercicios a realizar, estos especialistas en deporte indican los anteriormente mencionados y ofrecen otras ideas: bailar puede ser un buen ejercicio, así como caminar sobre los talones y de puntillas y pasar por encima de obstáculos.

Como un medicamento más

“El ejercicio es considerado una polipíldora según sus beneficios preventivos y terapéuticos. Especial atención merecen el grupo de personas mayores, porque en ellas, además de lograr impacto sobre enfermedades crónicas, también tiene efectos adicionales sobre su envejecimiento. En la población anciana, el ejercicio previene la fragilidad, la pérdida de masa muscular, reduce el riesgo de caídas y el deterioro cognitivo y mejora la autoestima”, señala este artículo.

Con la mejora de la masa muscular, la piel se vuelve más tersa y, como la actividad mejora la circulación sanguínea se genera una mayor oxigenación lo que favorece la eliminación de toxinas y el aporte de oxígeno y otros nutrientes que son muy positivos para las células de la piel. 

Ambos grupos de investigadores coinciden en que el mensaje a trasladar a la población: “hacer algo de ejercicio es siempre mejor que nada y más es mejor que menos”.  Así que no se quede mirando a su alrededor, vaya a la otra punta de su hogar, vuelva y repítalo varios centenares de veces. Y, como también apuntan estos expertos, seguro que tiene un móvil cerca, así que busque vídeos de ejercicios para hacer en casa. Muévase.

 

Más información:

Coronavirus disease (COVID-19): The need to maintain regular physical activity while taking precautions

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC7031771/

 

Physical exercise as therapy to fight against the mental and physical consequences of COVID-19 quarantine: Special focus in older people

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/32220590

Noticias Relacionadas