Prevención

Buenos propósitos para la piel

Miguel Aizpún Ponzán
Dermatólogo
207
Míercoles 5 de Enero del 2022

Resulta habitual que, ante el estreno de un nuevo año, muchas personas sientan la necesidad de hacer un repaso de su vida y tratar de mejorarla, eliminando lo que se consideran errores y sustituyéndolos por lo que se percibe como aciertos. En algunas de estas personas, ocurre que los errores son tan numerosos que  parece no caber otra salida que un cambio radical. Y esta aspiración es la que condena a estos buenos propósitos al más rotundo de los fracasos y a un desánimo que constituye una barrera infranqueable para proyectos futuros.

Hay bastantes personas que, agobiadas por el temor al contagio por el Covid-19, han descuidado prácticas cotidianas imprescindibles para el adecuado mantenimiento de su salud. Algunas, escudándose en la ansiedad, han abusado de alimentos poco recomendables o recurrido a hábitos abiertamente nocivos, como el consumo de tabaco o el exceso de alcohol. Otras se han refugiado en el sedentarismo, tratando de evadirse con la lectura o la televisión y descuidando el necesario ejercicio físico. En estos casos, la simple recuperación de las rutinas saludables podría considerarse como un resultado bastante satisfactorio.

En lo referente al cuidado de la piel, bastaría con seguir unas pocas y sencillas recomendaciones para preservar su estado saludable. La primera es la visita periódica al dermatólogo, no sólo para la curación de afecciones puntuales, sino también para la prevención y la selección de los productos y tratamientos más adecuados. Y, en lo que respecta, a la práctica diaria, ser rigurosos en la hidratación y exfoliación, en el contexto de un estilo de vida saludable. Con ello podremos iniciar un 2022, que deseamos feliz y portador de buenas noticias, que compensen lo suministrado por sus inmediatos predecesores.

Noticias Relacionadas