Prevención

Estigmas en la piel

Miguel Aizpún Ponzán
Dermatólogo
207
Viernes 15 de Julio del 2022

España suma ya más de un millar de casos de la viruela del mono y los especialistas constatan una clara tendencia al alza. Sin embargo, lo más inquietante de esta situación no reside en la falta de recursos para controlar la enfermedad, ni tampoco en la gravedad de sus consecuencias a nivel clínico. Lo que preocupa es la reaparición del término “vergonzante”, que tanto dificultó el control de las enfermedades de transmisión sexual, y que vuelve a provocar que muchos afectados oculten el contagio y, además, no faciliten la lista de sus contactos. Estos factores favorecen extraordinariamente la propagación del virus y vienen a inutilizar, en la práctica, la eficacia de las vacunas almacenadas.

La piel, que guarda en su memoria cada una de las agresiones y descuidos que le afectan negativamente a lo largo de la vida, ha sido también un lugar propicio para la ubicación de estigmas. En el Siglo de Oro, con el impulso de los falsos místicos, se consideraba una prueba de santidad la aparición, sobre todo en manos y pies, de cicatrices que emulaban la crucifixión de Cristo. Mientras estas llagas se mostraban con orgullo, las erupciones provocadas por contagio sexual se ocultaban para evitar el rechazo de la sociedad. Unas y otras lesiones derivaron, por falta del adecuado tratamiento, en  infecciones graves  que, incluso, llegaron a provocar la muerte de algunos afectados.

La concienciación social, (que tiene mucho que ver con una adecuada información sobre las relaciones sexuales, así como el fomento de la confianza entre médico y paciente), constituye una vía muy eficaz para la erradicación efectiva del término “vergonzante” que tanto ha dificultado el diagnóstico precoz y el adecuado tratamiento de este tipo de afecciones. El dermatólogo, como especialista en el cuidado de la piel, atiende exclusivamente a la erradicación de la enfermedad y debe evitar que consideraciones ajenas constituyan una barrera que elimine o disminuya la necesaria confianza con el paciente.

 

Noticias Relacionadas