Patologias

Prurito anal y genital

1. PRURITO ANAL

Autores: Clara Fernández-Valdés Martín, Magda Silla Prósper. Servicio de Dermatología, Hospital Universitario Virgen Macarena (Sevilla)

1.1. ¿Qué es el prurito anal?

La comezón anal o prurito anal, es una sensación de picor e irritación alrededor del ano. La piel que rodea al ano es sensible, y la sensación de picor es un signo de que algún factor ha irritado la piel de dicho área. En ocasiones puede extenderse también hacia la vulva o el escroto. Es un problema más frecuente en los hombres. Las causas son muchas y variadas, pero el denominador común es la falta de higiene (heces/orina) y la humedad en dicha zona.

1.2. ¿Cuáles con las causas más frecuentes?

Lo más frecuente es no determinar una causa específica que explique el prurito. Algunas causas más frecuentemente asociadas son:

  • Enfermedades del ano y recto: fisuras (úlcera), fístulas (orificios) y hemorroides.
  • Enfermedades de la piel: psoriasis, eccema y dermatitis seborreica.
  • Infecciones de la zona: particularmente los hongos (Candida o tiña).
  • Parásitos: lombrices (en niños), sarna y ladillas pueden ocasionar un intenso prurito en el ano y alrededores.
  • Tratamiento con antibióticos (como las tetraciclinas o la eritromicina) actúan contra diferentes especies bacterianas y afectan la flora digestiva, asociándose en ocasiones con picor anal.
  • Diabetes mellitus.
  • Higiene: tanto la falta de higiene como la limpieza excesiva de la zona pueden causar irritación y prurito (tintes y perfumes del papel higiénico, talcos medicinales, jabones perfumados).
  • Dieta: ciertos alimentos, como los cítricos, especias, alimentos picantes, tomate, chocolate, leche, bebidas con cafeína (café o té) y bebidas alcohólicas (cerveza) pueden asociarse con la aparición de este síntoma.
  • En algunos casos también pueden estar implicadas la ansiedad y otras causas psicológicas.

1.3. ¿Cómo se diagnostica?

El diagnóstico del prurito anal es sencillo. La piel del ano se encuentra enrojecida, edematosa o excoriada. Si el prurito anal es crónico las zonas afectadas están engrosadas, blanquecinas y maceradas. El prurito empeora por la noche, puede interferir en el sueño y el alivio que proporciona el rascado es sólo transitorio.

1.4. ¿Cómo puede tratarse?

En general, el tratamiento del prurito anal suele ser sintomático, mediante medidas de higiene y dieta (que contenga una cantidad reducida de alimentos y bebidas que causan irritación anal). Se ha de usar ropa interior de algodón que no sea demasiado ajustada. Si se están tomando antibióticos orales, se aconseja tomar yogur para ayudar a restablecer la flora normal del intestino. Deben suspenderse todos los antibióticos y cremas o pomadas que se estén aplicando a dicho nivel. Cortar las uñas de las manos y evitar el rascado. Se suspenderán todo tipo de laxantes. Si hay estreñimiento, es recomendable aumentar el consumo de fibra en la dieta (salvado de trigo, frutas, verduras). Después de defecar es recomendable un baño de asiento en agua tibia, usando poca cantidad de un jabón neutro (pH 5,5). Posteriormente se procede a un secado suave de la zona con una toalla limpia y seca y, a continuación, se aplica un poco de vaselina neutra o aceite de oliva. En casos específicos (hongos, eccema, psoriasis, dermatitis) será el dermatólogo quién indique el tratamiento más adecuado.

2. PRURITO GENITAL

2.1. ¿Qué es el prurito genital?

Es una picazón o irritación molesta de la piel de los órganos sexuales externos, que se intensifica con el calor. Se trata de una afección incómoda que hace que el paciente se rasque o se frote el área afectada con el objetivo de mitigar el síntoma. El prurito genital es más frecuente en las mujeres y suele manifestarse en la zona del órgano sexual primario externo (vulva).

2.2. ¿Cuáles con las causas más frecuentes?

Las causas comunes del prurito vaginal son:

  • Irritantes químicos: detergentes y suavizantes de tela, aerosoles femeninos, ungüentos, cremas, duchas y espumas anticonceptivas o gelatinas (puede estar propiciado por una higiene escasa o excesiva).
  • Menopausia: la disminución de los niveles de estrógenos provoca sequedad vaginal.
  • Fimosis o estrechamiento de la piel del prepucio puede ocasionar prurito en los hombres.
  • Factores psicosomáticos y estrés: el prurito se manifiesta sin causa reconocible (prurito idiopático).
  • Infecciones bacterianas, de transmisión sexual (sarna o ladillas) o fúngica (la candidiasis vaginal se asocia además con flujo vaginal blanquecino).
  • Vaginitis: es común en las niñas antes de la pubertad.
  • Enfermedades cutáneas precancerosas de la vulva.
  • Oxiuros (infección parasitaria que afecta especialmente a niños)
  • Diabetes Mellitus
  • Déficit de hierro

2.3. ¿Cómo puede tratarse?

El tratamiento del prurito genital depende de la causa que lo origine. En el caso de una infección fúngica se emplean pomadas con sustancias antifúngicas, en una infección bacteriana realizará tratamiento con antibióticos (en ocasiones es necesario tratar también a su pareja sexual para impedir una reinfección). Si el prurito en las mujeres se produce por la falta de estrógeno, puede aplicarse 17β-estradiol o estriol a nivel local de la mucosa de la vagina. Si está causado por otra enfermedad especifica requerirá un tratamiento específico de su enfermedad de base. Para prevenir y tratar el prurito vaginal se recomienda:

  • Evitar el papel higiénico perfumado o de color y los baños de espuma.
  • Evitar las duchas vaginales y los aerosoles para la higiene femenina.
  • Cambiarse la ropa húmeda, especialmente trajes de baño o ropa deporte, tan pronto como sea posible.
  • Limpiar o lavar el área de adelante hacia atrás (desde la vagina hasta el ano) después de orinar o defecar.
  • Evitar el papel higiénico perfumado o de color y los baños de espuma.
  • Mantener el área genital limpia y seca (con jabones naturales sin perfume).
  • Mantener los niveles de glucemia bajo control en caso de ser diabética.
  • Bajar de peso, en caso de obesidad.
  • Usar ropa interior de algodón o medias veladas con entrepierna de algodón. Evitar la ropa interior fabricada con materiales sintéticos. A los bebés y a los niños que empiezan a caminar se les debe cambiar el pañal frecuentemente.
  • Para mejorar la flora vaginal en general y evitar las infecciones, se utilizan preparados con ácido láctico o con bacterias generadoras de ácido láctico
  • Según la medicina natural, puede recurrirse a baños de asiento con manzanilla o corteza de roble.

3. Véase también

  • Antibióticos sistémicos
  • Antibióticos tópicos
  • Clortetraciclina
  • Dermatitis seborreica
  • Prurito
  • Psoriasis

Similares

Wikidermas Relacionadas